martes, 13 de noviembre de 2007

¿Generación Perdida?

He tenido el placer de conocer a un grupo de señoritas y damas oriundas de Las Terrenas que son un verdadero encanto. Son personas agradables, jocosas, serias, solidarias, dedicadas y con una variedad de intereses que reflejan una rica experiencia personal. Aunque sólo conozco a unas pocas a otras las conozco por referencias.

Me puse a pensar al respecto cuando regresaba en la guagua de un viaje a Santo Domingo el sábado pasado. A mi alrededor habían algunas personas que venían a Las Terrenas a visitar y encontré sumamente interesante la manera en que describían al pueblo. Uno de los muchachos en la guagua le decía a una joven que aquí en Las Terrenas no tenía que preocuparse por conseguir pareja porque las muchachas de aquí son muy fáciles y entran en algo rápidamente por lo que no hay que “pasar mucha lucha.” “Sí,” contestó la chica, “mi mami también me dijo que Las Terrenas era un pueblo muy corrupto.”

Innumerables veces he escuchado a los mismos terreneros hablar de sus mujeres y muchachas y no siempre de manera encantadora. Algunos dicen que no se confiaban de ellas, que son todas unas corruptas, que se van con el que les dé dinero, celular y pasola, que les gusta tener más de un novio y así por el estilo.

Me pregunto cómo se sienten las muchachas y mujeres del pueblo con una reputación tal, aunque no es difícil de ver por qué es así si contemplamos detenidamente el fenómeno de la plataforma Hi5.com en el Internet y las fotos de chicas de Las Terrenas que aparecen allí. La mayoría de las que yo he visto están en bikinis y/o trajes de baño, posan de manera muy coqueta, obviamente sexual y parecen estar compitiendo para el premio de la que más enseña (repito, no son todas, pero un buen número de ellas). Tengo que confesar que Las Terrenas goza de una población de señoritas y mujeres que son sumamente hermosas, atractivas y sexy, como dicen por ahí. O sea, no es que son feas, es que parece que lo único que encuentran que puedan representarlas o darles valor a sí mismas es su cuerpo, lo que tienen de mucho o de poco. Cuando las considero como grupo me vienen a la mente varias preguntas:¿Qué más hacen? ¿Qué buscan en la vida? ¿Qué ofrecen o qué desean? La impresión superficial que uno recibe no es muy buena porque si uno es capaz de sobrepasar lo carnal el saborcito que dichas escenas dejan en la boca es de desesperanza.

Los otros días le preguntaba a un muchacho profesional recién llegado a Las Terrenas si había encontrado a alguien con quien socializar, amistarse o enamorarse. Me contestó que había encontrado a muchas chicas lindísimas pero que eran incapaces de mantener una conversación inteligente. No saben nada de libros, de arte, de cultura, del mundo, por lo que las llamó “artificiales.” Yo, que no estoy en el medio ni buscando ni jalando (nosotros los viejos feos y arrancaos no estamos en na’), confieso mi ignorancia en saber la totalidad de la realidad de las chicas y muchachas de Las Terrenas, pero he escuchado mucho acerca de las mismas y confieso sentirme aterrado cuando pienso sobre el futuro de Las Terrenas si la generación actual de chicas entre 15-30 años constituyen en gran parte una generación “perdida.”

Al mismo tiempo vivimos en un pueblo donde hay 120 bares y kilómetros tras kilómetros de playa. No tenemos un teatro o centro cultural, no existe una biblioteca extensa que atraiga el interés de nuestros jóvenes y parece ser que las deficiencias académicas en el medio se expresan en ese desinterés por aprender o por mantener una positiva actitud hacia la cultura y el aprendizaje en sentido general. Los otros días en una tienda, una joven muy apuesta y repleta de dotes físicas increíbles que trabajaba allí, no podía decirme mirando al mapa de la República Dominicana dónde quedaba Samaná, ni Las Terrenas, ni siquiera la capital! ¿Cómo es posible que una joven de 16 años no sabe encontrar a su pueblo de origen en el mapa de la isla? Imagínese sentado con esa joven tratando de hablar de Salomé Ureña, de las Hermanas Mirabal, de Candido Bidó, de la Torre Eiffel o del Canal de la Mancha. Yo sé que me puede hablar del Daddy Yankee y de Anthony Santos pero eso es todo!

De alguna manera tenemos que comenzar a pensar en la próxima generación, las que vienen subiendo de 10-15 años y pensar en lo que queremos que sean dentro de 5 años. Terreneros, ¿qué queremos que la futura generación de nuestras niñas, señoritas y mujeres sean: expertas en hacer el perreo bailando el batton ballet en las calles de Las Terrenas o mujeres completas, sanas, educadas, trabajadoras, que sepan pasarla bien al mismo tiempo que saben más de sí mismas, de su pais, de su cultura y del mundo?
NOTA: las fotos fueron tomadas del hi5.com a manera de ilustración y ninguna representa a persona alguna de Las Terrenas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Efectivamente, viví en las terrenas 2 años, y la mayoria de las mujeres se prostituyen. Se van con el que les pague sea dinero, ropa o pasola. Y todas tienen marido aparte de varios novios extranjeros, aunque él se crea q es el único, jaja.
Por todo el país se escucha lo mismo, más en la capital, donde muchas muchachas, la mayoria menores como son las de las terrenas, cuando quieren conseguir dinero dicen: "vamos pa las terrenas a buscar gringos". La prostitucion de menores es habitual en las terrenas, cualquiera puede tener chicas de 14 años o menos si quiere, sin ningun problema, incluso la madre te da su consentimiento. Claro, tú vas pagando la cuenta del colmado, regalitos, medicinas...