martes, 11 de noviembre de 2008

Diez Promesas

(la gente y su entorno son el meollo de la política)

Primera, prometo que el bienestar de la comunidad va por encima del bienestar personal. Esto quiere decir que prometo que antes de tomar cualquier decisión lo primero que pienso hacer es pensar en cómo beneficia y en cómo perjudica a las personas. Comprendo que mis decisiones afectarán a varios en buena o mala manera, pero me comprometo a buscar la mejor solución posible para la mayor cantidad de personas posibles.
Segunda, prometo que para ayudar a la gente tengo que dejar de “ayudar” a la gente. O sea, la “ayuda” común es darle regalos a la gente y tratar de resolverle un problemita por el que puedan estar pasando. Comprendo que de vez en cuando hay que resolver emergencias, pero mi patrón de conducta y mi manera de gobernar estaré enfocada en resolver las causas de la pobreza, las causas de los dolores, las causas de las deficiencias. La mejor manera de ayudar a la gente es con dignidad y respeto, no con arreglitos y regalitos temporales.
Tercera, prometo que los recursos a mi alcance será utilizados con total limpieza y transparencia. Soy un mayordomo, un gerente, un administrador de los bienes del pueblo. Esos bienes no son míos y como no son míos no puedo disponer de ellos como me de mi santa y grandísima gana. La mejor manera de preservarme limpio es haciendo todo lo que esté a mi alcance por manejar las finanzas de manera transparente, que la gente sepa por qué, cómo, dónde, cuándo, quién y qué se gastó. El que no tiene nada que ocultar no tiene nada que temer.
Cuarta, prometo que las personas que trabajen conmigo no nacieron sabiendo (como yo tampoco nací sabiendo) y que parte de mi responsabilidad hacia mí mismo y hacia mi pueblo es capacitar a mi personal y capacitarme a mi mismo para ser cada vez más capaz de hacer un buen trabajo. El desarrollo humano es la mayor riqueza con la que puede contar una comunidad, porque es un desarrollo permanente, siempre presente y que nunca se para de beneficiar. Mis empleados mejores capacitados serán mejores empleados, ganarán mejor, se sentirán más orgullosos de lo que hacen y podrán contribuir mejor a su comunidad.
Quinta, prometo hacer lo posible por comprender mejor las necesidades natas y netas entre la gente. Comprendo que hay mucha demagogia y que muchos líderes hacen lo que hacen para manipular las cosas y para que eventualmente resulten en el mayor beneficio político posible. Me comprometo a que el bienestar de mi gente ha de ser la responsabilidad principal de mi gestión y voy a hacerlo con respeto, comprensión y con responsabilidad, yendo a la gente para poder comprender mejor sus circunstancias.
Sexta, prometo descubrir todos los recursos habidos y por haber disponibles para mi gestión, no limitados a lo que me manda el gobierno central ni a lo que pueda recoger en el municipio. Sé que hay cientos de fuentes externas disponibles en la forma de fondos y recursos humanos y es simplemente una lástima que no lleguen a nuestro medio cuando podrían beneficiar a tantas personas.
Séptima, prometo abrir mis puertas a la información, conociendo que esta es una comunidad compleja y que necesita de una variedad de formas para llegar hasta ella. Voy a hacer lo posible por utilizar los recursos disponibles a mi alcance para mantener informada a la gente y para recibir del público ideas, sugerencias, aportes y contribuciones de manera abierta y transparente.
Octava, prometo preservar el recurso más importante en toda la comunidad: el medio ambiente. Sin el cuidado adecuado al medio ambiente la vida peligra y la calidad de vida peligra y el futuro de la comunidad peligra y peligran las familias, los niños y los recursos naturales. Reconozco que lo que perdemos en el medio ambiente no se compara con lo que se pueda perder de otras maneras. Sin un balance adecuado en el medio ambiente peligra la vida.
Novena, el futuro de la comunidad está en la niñez. Yo sé que la niñez no vota, pero sin una niñez educada, sana y bien recreada no habrán buenos votantes en el futuro. Prometo dar a la niñez la importancia que se merecen y bajo mi dirección voy a buscar todos los medios posibles para que nuestra niñez pueda disfrutar de su infancia y pueda evolucionar en ciudadanos educados, formados, saludables y productivos.
Finalmente, prometo hacer posible por salvar a nuestra juventud. Me duele ver como nuestra juventud se pierde, atraída por las tentaciones pasajeras de una sociedad que tiene muy poco que ofrecerles. Me comprometo a que nuestros jóvenes tengan medios de desarrollar sus talentos sin explotación y sin abuso. Usaré todos los medios a mi alcance para asegurarme de que ningún joven y ninguna señorita tenga que caer en las garras y las jaulas de la drogadicción, la prostitución, la inanición espiritual y la falta de empleos.

FIRMA: EL CANDIDATO!!!
(Quizás no salga electo, pero nunca es tarde para empezar haciéndolo bién)

No hay comentarios: