jueves, 14 de mayo de 2009

Iglesias y Función Social

El rol de las iglesias cristianas en Las Terrenas es notable y, además, preponderante.

Hay iglesias de todos los tamaños representando las principales orientaciones teológicas protestantes y junto a la iglesia católica local muy probablemente disponen de un cuarto de la población (quizás hasta un tercio!). Algunas de estas iglesias tienen colegios, habitan locales de su propiedad y entre su membresía se encuentras maestros, abogados, doctores y una gama amplia de profesionales. Claro está, hay mucha gente humilde también ya que las iglesias cristianas representan una amplia gama de diversidad social, cultural, educativa, profesional, política y económica.

Si esas iglesias lo quisieran, podrían ser los mayores agentes de cambio en aspectos claves de la calidad de vida poblacional y dichos aspectos tienen mucho que ver con el rol social que podrían jugar. El “rol social” significa el llevar a cabo funciones que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas a través del uso efectivo de recursos disponibles, mecanismos internos, personal activo y tiempo.

Como las iglesias prácticamente tienen “cautivos” a un amplio segmento de la población, tienen edificios y planta física disponibles y cuentan con un amplio personal interno disponible para el cumplimiento de sus funciones eclesiásticas no es menos cierto que esos mismos factores podrían ser dirigidos al logro de ciertas objetivos sociales.

Las siguientes son algunas de las maneras en que las iglesias locales podrían abarcar mucho más de lo que ya están haciendo.

Alfabetización. El objetivo sería que cada feligrés, menor o adulto, sepa leer y escribir. Para el creyente no habría mayor felicidad que poder leer la Biblia y poder entenderla con sus propios ojos. Es de todos conocidos que en muchas iglesias hay creyentes que aún cuando lleven la Biblia bajo su brazo realmente no la pueden leer, o la leen con gran dificultad. Imagine que cada iglesia establezca una escuela de alfabetización para que cada uno de los miembros aprenda a leer y a escribir o para que mejore su capacidad ya adquirida.

El poder leer y escribir es un paso esencial para romper el ciclo vicioso de la pobreza y permitiría a muchos feligreses mejorar su calidad de vida a través de una mejor capacitación y desarrollo personal.

Salud. El objetivo sería que cada niño y niña esté vacunado correctamente y disponga de un récord de vacunación de acuerdo a las expectativas mundiales de salud. Igualmente no hay ninguna razón para que ningún niño o niña esté desnutrido ya que las iglesias podrían, gracias a su organización, asegurarse de disponer de los medicamentos, vitaminas y apoyo gubernamental para eliminar la desnutrición entre ellos.

Igualmente las iglesias deberían realizar pruebas del VIH, chequeos regulares de la presión arterial y operativos para ayudar a las personas a descubrir o tratar a la diabetes. Por las mismas razones las iglesias tienen acceso a cuidado ocular de tal manera que todo miembro de iglesia podría tener espejuelos si los necesita.

Desarrollo económico y cooperativismo. El objetivo es que todo feligrés adulto que lo necesite tenga acceso a micro-créditos que les permita comenzar un pequeño negocio, habiendo recibido capacitación adecuada y ayuda en la elaboración de un plan de
negocios. La iglesia podría atraer al cooperativismo, una de las modalidades organizativas de mayor potencial y trascendencia en muchos países, de tal manera que recursos necesarios sean utilizados en conjunto y se busquen objetivos comunes que beneficien a la mayor cantidad de feligreses posibles.

Si cada miembro de iglesia mejora su calidad de vida a través de un sólido desarrollo económico entonces no sólo la iglesia sale ganando sino la comunidad en general.

Civismo. El objetivo es que cada feligrés crezca en su comprensión del rol cívico ciudadano que le toca jugar, no solamente en cuanto a mantener una conducta cívica sino también en cuanto a los derechos y responsabilidades ciudadanas. Eso querría decir que cada miembro de iglesia adulto sería una persona que no violentaría los derechos de los demás, que cumpliría su rol en preservar los bienes comunes y que ayudaría a cumplir y a preservar las leyes.

Medio ambiente. El objetivo es que cada feligrés se convierta en un mayordomo fiel de los dones que Dios ha otorgado a los seres humanos a través de la naturaleza. Las palabras del apóstol Juan en el Apocalipsis deberían ser escuchados, porque allí se dice que Dios vendrá a destruir “a los que destruyen la tierra.”

Muchos olvidan que el pasaje más conocido en el evangelio de Juan (Juan 3:16-17) dice que Dios amó tanto “al mundo” que envió a su Hijo “para que el mundo sea salvo por él.” Muchos limitan la interpretación de este versículo a las personas, pero en el griego original (koiné) el término es “kosmos” que es la misma palabra para mundo/planeta. Una interpretación podría ser que Jesús al hablarle a Nicodemo no estaba pensando solamente en las personas en el mundo sino también al mundo en general.

Los cristianos, más que cualquier otra persona, tienen una responsabilidad hacia el Creador y hacia el orden creado por ese mismo Creador, quien vino a “salvar” su creación.

Y así por el estilo.

Yo soy de los que pienso que Las Terrenas sería una comunidad mucho más excelente si cada una de las iglesias se abocara a una vocación social de trascendencia. Solamente preocupándose de la calidad de vida de sus feligreses sería un gran logro y, una vez conquistado ese objetivo, podrían ayudar a replicarlo en la comunidad en general.

No hay comentarios: