martes, 23 de junio de 2009

Once Meses

Dentro de once meses (Mayo 16, 2010) el país elegirá a nuevos síndicos, regidores, diputados y senadores. Si el acuerdo entre el Presidente Fernández y el pre-candidato a presidente por el PRD, Ing. Miguel Vargas, se realiza cual lo acordado esas personas permanecerán en el poder por seis años.

Seis años es un tiempo bastante largo y un período donde se manejarían sumas millonarias de las arcas estatales y locales. En el caso de Las Terrenas se estima que la administración edilicia manejaría unos 600 millones de pesos, además de lo que pueda entrar al ayuntamiento por medio de arbitrios y otros medidas impositivas. Un senador de la república maneja actualmente unos 18 millones de pesos al año, lo que en seis años representaría unos 108 millones, además de muchos otros beneficios que no pueden ser contabilizados ni predecidos.

Los/las ciudadanos/as en potestad de votar no pueden tomar esta situación a la ligera. Cabe preguntarnos cuáles son las cualidades esenciales que deberíamos esperar de nuestros líderes sabiendo que nuestra calidad de vida, nuestra seguridad ciudadana, los servicios municipales básicos, la toma de decisiones en cuanto a leyes y ordenanzas, todo ello dependerá de la calidad de las personas a ser elegidas. Faltan apenas 11 meses para esas elecciones, es mejor que empecemos a pensar es las implicaciones desde ahora.

Liderazgo Honesto
Para el 2008 la organización Transparencia Internacional publicó su encuesta sobre percepción de la corrupción situando a la República en la posición 102 entre 180 países. O sea, hay 101 países menos corruptos que el nuestro (Dinamarca es el menos corrupto mientras que los USA ocupa la posición 18, Francia la posición 23 e Italia la posición 55). Cincuenta años después de la gesta histórico-patriótica del 14 de Junio en contra del tirano Trujillo nos encontramos en un país en el que impera la corrupción desde arriba hacia abajo, en el que las promesas de servicio público quedan incumplidas, en el que la opresión del favoritismo y clientelismo político y el manejo ilícito del erario crea una nueva tiranía, la tiranía de la corrupción. Por eso es que la primera condición que deberíamos buscar en nuestros candidatos es la honestidad y la mejor forma de probar si un candidato es honesto es lo que sus acciones hayan ejemplificado. Si un candidato ha sido honesto y transparente muy probablemente lo será otra vez. Si Ud. no sabe cómo un síndico, regidor, diputado o senador ha manejado sus finanzas o si hay evidencia de corrupción e intransparencia entonces no lo elija otra vez. Tan simple como eso.

Liderazgo Participativo
El líder moderno no puede ser autócrata, su mandato viene del pueblo no de sí mismo. El liderazgo participativo se encargo de que todos tengan acceso a la información, que opinen, que participen en la toma de decisiones y que manejen fondos y recursos puestos a su disposición. Es también un motivador, haciendo que los demás se sientan parte de la toma de sus decisiones, beneficiándose de lo bueno que ocurra y compartiendo responsabilidad cuando las cosas no salen como se desean. El líder que piensa que el gobernar requiere un accionar narcisista y auto-enaltecedor se ha equivocado de siglo. El líder que oculta información de su gente es un controlador que apenas es elegido se siente que sabe más que todos los demás, aunque no haya tenido experiencia prveia. Hoy en día la gente demanda que sus opiniones seas escuchadas, que se responda a sus necesidades más perentorias y a que la dirección de la cosa pública sea un reflejo de las mejores virtudes posibles, las que enaltecieron personas como los creadores de la Nación, el restaurador Gregorio Luperón y el Presidente Juan Bosch.

Liderazgo Efectivo
En caso del municipio el síndico es cabeza de la administración pública y gerente de sus servicios, sus fondos y sus programas. Además, el síndico es cabeza del organismo supervisor de seguridad pública ante desastres, es igualmente cabeza de la Unidad de Gestión Ambiental Municipal (UGAM) para el cuidado del medio ambiente y juega un papel preponderante en la promoción del desarrollo económico en su comunidad, proveyendo fondos, atrayendo fondos y facilitando la ejecución de proyectos y programas que enriquecen a la gente, económica, cultural y socialmente. Hay cientos de programas y fondos disponibles, tanto de parte del gobierno como de organizaciones extranjeras, que podrían ser obtenidos para el desarrollo local. Por ello es que el liderazgo más efectivo se realiza en la manera en que el líder se convierte en mayordomo de los bienes a su alcance, atendiendo igualmente a las necesidades de los más débiles, los niños y los ancianos, mientras vigila que los servicios esenciales (tránsito, manejo de desechos sólidos, bomberos, biblioteca, cultura, seguridad, espacios públicos, etc.) tengan lo que necesitan para su funcionamiento adecuado.

Liderazgo Visionario
Los líderes que elegimos deben consensar ideas y recursos para que la comunidad tenga claridad de dirección, para que se concreticen objetivos de desarrollo que sean sostenibles y realizables. Sin claridad de meta no pueden alcanzarse objetivos determinados, no se pesca en aguas revueltas a menos que lo que se busque es “pescar lo que sea.” Imagínense lo que sería una comunidad si sus autoridades locales actuaran en acorde con los diputados y senadores, con los oficiales y encargados de oficinas gubernamentales y todo se hiciera en base a esa visión consensuada de un destino común: la mejor calidad de vida posible para todos los ciudadanos.

Por eso es que once meses antes de las elecciones venideras debemos comenzar a pensar sobre nuestro futuro y sobre el liderazgo que nos merecemos. Las Terrenas se merece lo mejor que podamos darle.

No hay comentarios: