jueves, 31 de mayo de 2012

Encanto, Montecarlo y el Futuro Turístico de Las Terrenas


Arriba, Montecarlo.  ¿es eso lo que deseamos ver en Samaná o en Las Terrenas?

Entre los muchos potenciales que las nuevas condiciones políticas nos presentan está la impostergable necesidad de crear una marca-destino para Las Terrenas. Elaborar una marca-destino implica crear no solamente una imagen sino una estrategia de verdadero desarrollo turístico que incluya una clara responsabilidad social, una protección decidida a los recursos naturales y una clara disposición a la búsqueda del desarrollo humano. Así sería más sostenible. Los beneficios serían una clara estrategia de mercado, de ofertas, de servicios y un creciente potencial de turismo todo-año.

No podemos depender del liderazgo a nivel de Alcaldía ya que el Alcalde no lo ha hecho en séis años, ha rechazado buenas posibilidades y carece del saber-hacer. No podemos depender totalmente del empresariado turístico, aunque ingenioso aún extremadamente dividido y focalizado a la competencia que le permite sobrevivir y no a la búsqueda sensata del bien común. Y no podemos depender de las autoridades provinciales porque éstas son enemigas entre sí, tienden a focalizar donde existen los mecanismos de poder e influencia (en Santa Bárbara) y hasta el momento ninguno de los implicados ha tomado iniciativas ni a nivel de municipios ni a nivel de provincia por hacer lo que hay que hacer. Han habido intentos pero éstos no han logrado lo necesario.

Entonces, ¿qué hacer? El cambio ocurre cuando personas de conciencia se empoderan de las circunstancias y las transforman para el bien común. En ese sentido debemos apoyarnos en mentes independientes que pueden estudiar, explorar y proponer ideas y estrategias que sean sólidas y no comprometidas. Uno de tales ejemplos aparece en un artículo reciente de Juan Lladó en el Diario Libre (http://www.diariolibre.com/noticias_det.php?id=337884). Hace cuatro años intentamos que el Sr. Lladó viniera a Las Terrenas con el auspicio de la Alcaldía pero no lo logramos (como fue en caso con otras personas e iniciativas), por lo que pienso que personas individuales o corporativas deben hacerlo. Tiene conocimiento del medio y del contexto nacional y puede presentarnos con ideas y estrategias que han dado resultado en otros puntos turísticos.

Sea con el Sr. Lladó o no, no podemos esperar cuatro años hasta que suban autoridades de conciencia e intención para que abandonemso el espejismo del Montecarlo del Caribe y convirtamos a Las Terrenas en el mejor destino turístico sostenible, de aventura, ecológico, deportivo y cultural del Caribe. A eso le tienen miedo todos los poderosos centros turístico-económicos del pais y por ello amerita actores y gestores que sean fieles a nuestro destino turístico como la brújula al polo.

No hay comentarios: