lunes, 14 de mayo de 2012

Justicia y Paz


La democracia se fundamenta en la promesa de justicia para todos. Justicia es vivir bajo el amparo de las leyes, las que ayudan a crear un ambiente de respeto y de paz. La fórmula es sencilla: todos deseamos paz, la paz es el resultado de la justicia y la justicia se fundamenta en las leyes que protegen a todos por igual. Entonces la paz, la justicia y las leyes unidas forman la democracia.

Sin equidad no hay paz. La única manera de demostrar equidad es manejar la cosa pública de manera transparente y en fiel apego a las regulaciones y procedimientos establecidos por la ley. Trujillo hizo un millón de obras pero cada una de ellas fue empañada por el lodo de la injusticia y del terror. Bajo Trujillo no había ni paz ni justicia, pero sí muchas obras. No importa cuántas obras se hagan, si los bienes comunes se manejan con inequidad se enlodarán con el terror de la injusticia.  Cuando hay injusticias no hay democracia.

El reporte preliminar de la Cámara de Cuentas sobre la gestión municipal actual debe hacernos recapacitar. Es un llamado a la conciencia. Desde hace años algunos hemos argumentado que existe intransparencia y corrupción bajo la administración edilicia del Lic. José Alexis Martínez y este reporte delata incumplimiento de las más simples regulaciones y procedimientos fiscales y administrativos, de tal manera que a todas las obras detalladas por la alcaldía (unas 73 en 5 años) les cae la triste sombra de irregularidad y de posible corrupción. Las implicaciones son abarcantes y devastadoras.

Hace casi un año el departamento de prensa del cabildo señalaba que en 57 meses el cabildo recibió en transferencias 107 millones de pesos y que con eso se realizaron todas las obras enumeradas, se pagaron los salarios y se cumplieron con otras obligaciones edilicias. Pero el artículo no mencionó las OTRAS fuentes de entradas del ayuntamiento (las contribuciones de Luz y Fuerza en 57 meses, los pagos por concepto de metraje en construcciones y muchos otros derechos como construcciones de calles por personas privadas, usos del espacio público, etc.). Ante el informe de la Cámara debemos ahora cuestionar todas las informaciones aportadas por el cabildo, lamentablemente.

¿Cuál es el monto REAL de todas las fuentes de ingresos en casi 6 años de gerencia municipal? ¿Cómo se han manejado los impuestos recibidos de Luz y Fuerza? ¿Quién se benefició y por cuánto y cómo? Por causa de las irregularidades nunca sabremos la verdad en totalidad, pero sí sabemos que la Alcaldía no puede reclamar ignorancia o desconocimiento de las irregularidades; de hecho, hace un par de años el Alcalde dijo que ya la Cámara de Cuentas le había hecho auditoría y encontró que se manejaba ejemplarmente. Cuando personalmente dirigimos comunicación a la Cámara nos comunicaron que nunca habían hecho auditoría aquí. Bueno, ahora la hicieron y los resultados son escandalosos porque revelan que la Alcaldía maneja irregularmente casi la totalidad de sus procedimientos fiscales, de contrata, de presupuestos y hasta de toma de decisiones.

El Lic. José Alexis Martínez es el principal responsible de tales irregularidades porque consistentemente ha manejado las finanzas y las decisiones edilicias de manera autocrática e intransparente, negando al municipio mismo y a sus líderes la posibilidad de ser parte de la toma de decisiones y del futuro del municipio. Eso lo dicen hasta sus mismos co-partidarios. Las revelaciones de la Cámara de Cuentas implican que el principal problema del Lic. Martínez es uno de moral y ética administrativa tal como lo prescribe la ley. Si son ciertas entonces la Alcaldía se ha manejado sin justicia y sin apego a la ley, para beneficio de unos cuantos y eso es lo que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua llama “corrupción.”

Sin importar quién gane el 20 de mayo, los ciudadanos terreneros debemos afrontar las profundas consecuencias de lo que se ha revelado hasta ahora. En algún momento deberemos decidir si le echamos un paño de agua tibia a la situación o nos encaramos a la difícil tarea de hacer justicia, para el beneficio de todos. Nunca antes en la historia de este municipio se han congregado situaciones tan complejas y tan difíciles. Ahora, más que nunca, los hijos e hijas de esta “tierra de sol y esperanza” deberán demostrar si se merecen la mayor promesa de la democracia que es la paz basada en la justicia y en la equidad. Y eso desafío no se le puede dejar solamente a los políticos.

No hay comentarios: