miércoles, 15 de octubre de 2014

"No Es Asunto Nuestro"


"Si continuamos sin ver, sin oir y sin decir nos vamos a morir"

Uno de los argumentos escuchados recientemente en relación con la situación de la distribuidora eléctrica Luz y Fuerza de Las Terrenas, S.A. afirma que “ese es un pleito entre socios y que ellos lo tienen que resolver.”  De manera relacionada algunos han expresado que cuando la corte decida después de la auditoría será algo que se resolverá entre socios y que, en fin de cuenta, es mejor dejar eso tranquilo y que entre ellos lo resuelvan.

Estoy completamente de acuerdo con la afirmación de que es un problema entre socios.  Tanto el Ing. Orsini Bosch como el Sr. Dartout son socios de la empresa y desde hace más de una década mantienen este conflicto legal a través del cual el Sr. Dartout solicitaba una auditoría y el Ing. Orsini se la negaba.  Finalmente, los tribunales hablaron y el poder judicial falla a favor del Sr. Dartout, de tal forma que el 3 de octubre entró en posesión judicial provisional de la empresa para conducir la auditoría largamente solicitada y así entregar los resultados a los socios de la empresa.
En Las Terrenas hay muchas sociedades, empresas y negocios que trabajan con grupos de accionistas, a veces relacionados como familia o compuesto por particulares.  En muchas ocasiones esas sociedades se rompen (como fue el caso del Hotel El Cacao) y lo mismo le puede ocurrir a un supermercado, un colmado, una farmacia, una agencia de vehículos y a cualquier otra empresa compuesta por socios.
Hacerse el tono, no ver, no oir, no decir.

Sin embargo, hay una delicada pero importante diferencia entre un negocio cualquiera compuesto por socios y la única distribuidora de luz igualmente compuesta por socios.  En el caso de la distribución eléctrica si los socios se pelean y quedan mal se arriesga la seguridad que todos buscan en cuanto a la obtención del preciado servicio eléctrico.  La gran intranquilidad manifestada por cientos de usuarios es que no saben en qué va a parar y toman decisiones buscando seguridad de que el servicio se mantendrá.
Además, no podemos comparar a una empresa de servicios públicos claves e indispensables (como el acueducto, como las calles, como la luz) con lo que pueda ocurrir en cualquiera otra empresa, ni siquiera en el Super Pola.  Si los del Super Pola se pelean quedan cuchocientos supermercados en Las Terrenas, pero si perdemos el servicio eléctrico vamos a perder miles de pesos en comida dañada, en pérdidas de contratos comerciales turísticos, en los restaurantes, en los hoteles y ni siquiera podremos ver el juego de pelota.
¿Por qué mudar a Luz y Fuerza a este "chinchorro"?
Comparado a donde estaba, sólo los incautos van a echar su
dinero en ese barril sin fondo.

Fijémonos que en Las Terrenas la gente ha estado estado más que dispuestas a soportar las heces fecales en las calles (provocados por la la descarada empresa Solsanit), la falta de agua en los barrios (provocada por la ineficiencia de INAPA y los problemas también causados por Solsanit, entre otros), las calles sin entalviar (porque Obras Públicas sigue esperando a que INAPA termine su trabajo, según dicen) y, además, toleramos basura, ruidos, deficiencias en el hospital y un millón de cosas más, pero no estamos dispuestos a perder el servicio eléctrico.  Parecería que tenemos adicción a la corriente.
Entonces no es tan fácil decir en el caso del servicio eléctrico de que simplemente “no es problema nuestro.”  La verdad es que es un problema de todos.  Además, dada la larga historia de lucha contra una administración considerada injusta y abusiva por muchos de nosotros, la auditoría ofrece la oportunidad de que se comprueben los alegatos de mala gerencia por parte del Ing. Orsini Bosch, aparte del hecho de que una auditoría no afecta a nadie siempre y cuando las cosas hayan marchado bien.  ¿Qué miedo podría tener Orsini de la auditoría?  “El que no tiene hecha no tiene sospecha”, dice el refranero popular, por lo que al mismo Orsini le convendría la realización de esa auditoría para una vez por siempre hacer desaparecer cualquier acusación en su contra.
Un grupo de líderes comunitarios como El Frente de Organizaciones Sociales Pro-Derechos del Consumidor Eléctrico, la Unión de Juntas de Vecinos, la Confraternidad de Pastores Evangélicos de Las Terrenas, la Asociación de Motoconchistas, los clubes de madres, además de taxistas, comerciantes y miles de personas entre el público han dicho que dan su apoyo a la auditoría por entender que después de años de lucha en contra de la empresa sin fruto alguno esta auditoría es entonces la mejor manera de que el Ing. Orsini se someta a la sentencia firme e irrevocable del poder judicial. 
El Ing. Orsini ha desacatado al poder judicial.
Sin embargo, el Ing. Orsini ha desacatado al poder judicial y se ha convertido en un juez irregular, determinando que es él quien debe juzgar lo que procede, por lo que abandona las oficinas legales que él mismo construyó para abrir un chinchorro (figurativamente hablando) y utilizar mensajes, emblemas, servicios y cobros que sólo le pertenecen a la empresa legalmente constituída y establecida en el barrio Caño Seco.
Lo que el Ing. Orsini ha hecho es problema de todos, porque la luz es un servicio indispensable y da lástima que el que se identifica como la persona que trajo el desarrollo a Las Terrenas trayendo la luz se convierta ahora en la persona que mantiene a tantos en sosobra y a otros dudando de si les debe preocupar o no que haga lo que está haciendo en contra de su misma empresa.
No nos hagamos de la vista gorda, lo que pase en Luz y Fuerza es asunto de todos y la auditoría es la mejor garantía de corregir lo que ha estado mal.



No hay comentarios: