lunes, 18 de diciembre de 2006

Reyes Magos Para Las Terrenas

Se acerca la navidad y con ella vienen los regalos.
Aunque muchos puedan desconocerlo, la fiesta de la navidad tiene origen pagano en la fiesta de Saturnalia (diciembre 7-24), un festival romano que incluía el intercambio de regalos, grandes bebentinas, desnudez y exenciones para los esclavos de la época. Siglos más tarde en España se instauró la fiesta de los Tres Reyes Magos el mismo día de la Epifanía (6 de enero), basado mayormente en una leyenda formulada a través de los tiempos ya que las Escrituras ni hablan específicamente de tres magos, ni identifica sus nombres, ni detallan los muchos elementos con los que se les identifica hoy en día. En otras palabras, celebramos la navidad en base a una tradición secular unida al sincretismo religioso particular de la orientación católica romana.
Sin importar su origen la navidad nos trae regalos y nosotros, los que vivimos en Las Terrenas nos hacemos la pregunta, ¿qué nos dejará el “niño Jesús” o “los reyes magos”? Yo quiero compartir algunos deseos para Las Terrenas, a ver si me premian con los mismos.
El primero y mayor de los regalos que Las Terrenas pudiera recibir sería un ayuntamiento con una visión organizacional clara de lo que hay que hacer en los próximos cuatro años. Una visión es una concepción abierta y amplia de lo que se aspira para una organización o comunidad. ¿Cómo se construye una visión? Hay tres maneras: primero, autocrática o autoritativa (ejemplo: sólo el síndico sabe lo que debe ser y así lo dispone, de tal forma que sólo el síndico pone y dispone); segundo, selectiva (ejemplo: el síndico, la junta municipal y sus actuales asesores dominicanos y franceses disponen de lo que hay que hacer, lo que resulta en acciones y decisiones basadas en la participación de sólo unos pocos, generalmente los que gozan del favor del síndico o los que han hecho grandes contribuciones financieras a su labor electiva o administrativa); y tercero, participativa o solidaria (ejemplo: un proceso abierto de participación ciudadana, participación técnica y/o enfocada, dando paso a que todas los grupos interesados desde el ciudadano común hasta los grupos interesados puedan tener voz en el proceso). Estoy convencido que la mejor visión sólo la produce un proceso participativo y solidario, pero tengo pocas esperanzas de recibir este regalo porque en los primeros 130 días del ayuntamiento sólo se han visto acciones autocráticas y selectivas y no se ha anunciado ni proseguido con ningún tipo de proceso participativo.
Después de una visión clara, el mejor segundo regalo para Las Terrenas sería un plan estratégico de corto y largo plazo, dirigido a dos cosas: primero, detalles de cómo el ayuntamiento se apresta a cumplir con los puntos definidos por la ley orgánica municipal (ejemplos: basura, ordenamiento municipal, manejo de áreas, servicios básicos, transparencia gerencial y financiera, etc.); y, segundo, detalles de las áreas de desarrollo o de innovaciones a través de las cuales el ayuntamiento espera ampliar y/o mejorar lo existente, o lo que piensa crear como nuevas ofertas para sus munícipes. En el momento presente nadie sabe si existe un plan, o cuáles son los puntos del plan, o en qué dirección estratégica va ese plan.
“Estrategia” simplemente define que se esperan cambios específicos (siempre se aspira a mejorar las cosas), en áreas pre-determinadas (no al adrede), a través de procesos selectivos (el síndico no es ni ingeniero ni planificador urbano, por lo que debe depender de técnicos y especialistas en la manera de lo posible, por lo que sólo los procesos relevantes serían los más efectivos) y con recursos tangibles (lo que demanda de una gerencia realista, transparente y comedida).
El mejor tercer regalo para Las Terrenas es un plan de negocios efectivo para el manejo de la basura, porque estoy convencido de que la basura y su manejo (no solamente la recogida) constituye el factor más importante y crítico para el éxito gerencial y de servicio en nuestra comunidad. Un manejo adecuado de la basura podría aportar al ayuntamiento igual o mayores recursos que los que recibe de la Liga Municipal Dominicana, aparte de ayudar a mejorar lo que probablemente constituye el problema principal desde el ángulo turístico, desde la playa hasta Caño Seco, pasando por todos los barrios y carreteras. Continúo insistiendo que la basura es la mayor fuente de riquezas potenciales y que debe ser vista como un haber financiero y no como un problema. Es como si el municipio contara con miles y miles de coco para vender, cada una con un valor de $20, de tal manera que cada vez que se tumban cocos el municipio se gana (después de cubrir sus gastos) $10 en cada coco. Lo que eso quiere decir es que cada casa, institución o empresa es una mata de basura y que un plan de negocios efectivo podría no sólo ofrecer un servicio moderno y adecuado para la recogida y manejo de la misma, sino también grandes ganancias para beneficio de todos los munícipes.
Que no quepa duda de que todos los munícipes estamos interesados en un ayuntamiento eficaz, transparente y exitoso. Nadie se levanta por la mañana para prenderle velas a San Quintín pidiendo que el Lic. José Alexis Martínez fracase en su gestión. Ese fracaso no beneficia a nadie, ni al mismo síndico, ni al PLD, ni a la comunidad. Lo que todos deseamos para esta navidad y para el futuro es un ayuntamiento exitoso (Dios nos libre de una gerencia como la anterior). Pero es muy probable que el mismo síndico sea su peor enemigo, prefiriendo procesos y acciones autocráticas o selectivas a procesos participativos y de inclusión. Dentro de cuatro años el síndico podrá mirar hacia atrás, al 2006 o 2007 y definir dónde estuvo la fuente de su éxito o de su fracaso. Por eso es que en esta navidad deseamos otro regalo, un regalo específicamente para el Lic. José Alexis Martínez: el que todas las fuerzas del universo le traigan la sabiduría, candidez e inteligencia necesarias para que tome las mejores decisiones para su persona, para su familia y para su comunidad.

No hay comentarios: