viernes, 9 de febrero de 2007

Convicción

[Pulse sobre las fotos para verlas en tamañ0 más grande]

Hay gentes que están dispuestas a todo por causa de una convicción.
Una convicción es, en una definición de diccionario, “una idea a la que se está fuertemente adherido.” Una convicción es un convencimiento, el llegar a aceptar algo como verdad, como razonable y como causa para una respuesta o una acción. Por eso es que las mujeres en la foto, desnudas y manchadas con sangre, protestan por su convicción de que el uso de pieles de animales para abrigos es cruel, incorrecto, atroz e indeseado.


El iraní Heshmat Zandi de 28 años se pegó fuego él mismo en protesta ante la embajada francesa en Londres porque la policía de París había invadido las oficinas de un grupo opositor iraní radicado en la ciudad para impedir que prosiguieran con sus actividades, y el juzgó que las acciones de la policía eran inmorales. Heshmat sobrevivió pero su cuerpo se quemó en una 40%, y otras 50 personas se quemaron también tratando de apagar el fuego que lo cubría a él. Su protesta recuerda la realizada muchos años antes por Quang Duc, una joven budista de 17 años quien se incendió con gasolina en protesta por la política del gobierno sudvietnamés en el 1963.


En el 1989 miles de ciudadanos chinos protestaban en la plaza Tiannamen en Beijing, haciendo lo que nunca había sucedido en China. El ejército invadió la plaza, masacró a cientos de manifestantes y a muchos encarceló. Hubo una foto que dio la vuelta al mundo, la del protestante solitario que se paró frente a la columna de tanques y las hizo parar. Caramba, el poder de una convicción.


En el 1965 el Dr. Martin Luther King encabezó una protesta pacífica donde 25,000 protestaban las condiciones de los afro-americanos en la nación norteamericana, lo que eventualmente dió al traste con las leyes de Jim Crow y abrió las puertas a la mayor reforma de tipo social y constitucional en toda la historia de los Estados Unidos, la de igual de derechos ante la ley sin importar el color de la piel.


Más recientemente, un grupo de hombres se apoderaron de unos aviones y los estrallaron contra las torres gemelas de Nueva York y el edificio del Pentágono en Virginia. Era su convicción que el hacer ese daño a costo de su vida era una responsabilidad profundamente espiritual, ayudando a combatir al ‘gran Satanás” de Estados Unidos. Cientos y miles han luchado y fallecido en Iraq, Afganistán y otras partes del mundo por causa de la misma convicción.

¿Y tú, en qué crees? ¿Cuáles son tus convicciones? Yo personalmente creo en tres cosas.


Primero, la primacía de la dignidad humana, la que hay que preservar a toda costa, sobretodo ante los embates de aquellos que pretenden valorizar a las personas estrictamente en base a su color de piel, sus convicciones políticas o religiosas, su sexo, su edad, su orientación sexual, su nivel educativo o su clase socio-económica. Hacer a unos de menor valor que otros es destruir lo esencial de la dignidad humana, la que todos, sin excepción nos merecemos.


Segundo, es la suprema responsabilidad del ser humano el preservar aquello que le ayuda a mantener la vida, o sea, la tierra, el medio ambiente, la naturaleza, el orden creado, porque sin el mismo no podríamos existir. Cuando destruímos a la tierra nos destruímos a nosotros mismos y todo lo que degrada a la naturaleza eventualmente degradará a la vida humana.


Tercero, todo en la vida está interconectado: miembros de una familia entre sí, miembros de una comunidad entre sí, miembros de una nación entre sí y ciudadanos de los países del mundo entre sí. Cuando algo afecta a un persona afecta también a su grupo más cercano y hasta a su comunidad. La convicción de estar todos interconectados guía nuestro pensar y nuestro accionar para que nos ayudemos los unos a los otros. Si tuviéramos la convicción de que todos nos debemos los unos a los otros, ¿cómo sería nuestro diario vivir?

¿Qué te parecen esas ideas? No tienes que adherirte a ellas, pero pondéralas. Lo más importante es que tú mismo/a puedas decir cuáles son tus convicciones. Hay muchas personas sin convicciones, a sea, hay personas que no están fuertemente adheridas a nada. Esas son personas peligrosas, porque al no estar anclados en algo son capaces de todo.


Yo conozco unos cuantos así.

No hay comentarios: