lunes, 17 de noviembre de 2008

Desafíos Imponderables

Las Terrenas confronta desafíos cuyas consecuencias no pueden estimarse. Es admisible que el macro futuro de Las Terrenas no dependerá del gobierno local porque el gobierno central y las secretarías tienen sus aspiraciones para el desarrollo de un gran destino turístico y porque, por otro lado, inversionistas individuales y los dueños de proyectos que han invertido cientos de miles de dólares o cientos de millones de dólares necesitan que sus inversiones sean protegidas adecuadamente. La razón es simple: dichas aspiraciones e inversiones no pueden dejarse al cuidado caprichoso de una gerencia municipal cuestionable, deficiente y poco profesional.

El ayuntamiento deberá entonces enfocarse en otra dirección. Sus mayores desafíos consisten en vivir a la altura de los lineamientos de la nueva Ley 176-07 sobre el Distrito Nacional y los Municipios. En sus artículos y acápites, la Ley contempla las mejores prácticas de gerencia municipal. Si el municipio es irremediablemente incapaz de disponer de su macro-futuro y si persiste la tendencia a la incapacidad de ajustarse a los lineamientos de la nueva ley en el plano local nos acercaríamos entonces a un estado de ingobernabilidad imponderable.

Los ciudadanos de conciencia debemos considerar cuidadosamente la naturaleza de los desafíos para el municipio, los que se pueden resumir como sigue:

El desafío de la autosuficiencia. La comida es muy cara en un municipio CAPAZ de autosuficiencia agrícola básica. En Laguna Grande, en El Jamito, en Los Naranjitos, en el mismo Cossón, en La Barbacoa y en otras zonas se pueden producir la mayoría de los vegetales de consumo diario: tomates, berenjenas, auyamas, molondrones, ajíes, albahaca, cilantro, lechugas, zanahorias, y muchos más. La gerencia municipal podría otorgar o diligenciar los micro-créditos, podría igualmente atraer recursos de ONGs o del gobierno central para impulsar el desarrollo agrícola en áreas estratégicas, incluyendo frutales, para que haya más trabajo, para que circule más el dinero localmente y para que se supla al mercado local de manera más económica. Mercados de productores atraerían a turistas y residentes al tiempo que fomentan el desarrollo turístico y artesanal.

El desafío de la capacitación. El mayor estancamiento socio-económico lo produce el analfabetismo, real y funcional. Sin poder leer ni escribir la gente analfabeta se queda a la merced del vaivén de las fuerzas de explotación social y se quedan impedidos de progresar en su capacitación, en su desarrollo humano y en el apoyo a sus hijos y jóvenes. El municipio necesita de un plan de alfabetización y debería igualmente fomentar la capacitación técnica, vocacional y empresarial, a través de la creación de un Centro de Desarrollo Técnico, Vocacional y Empresarial, para que plomeros, electricistas, albañiles, carpinteros, ebanistas, policías y oficiales municipales, secretarias, contables y otros adquieran y/o mejoren sus destrezas. El Centro ayudaría a preparar a una fuerza laboral que pueda ganar más, poseedora de las destrezas necesarias para ofrecer un buen servicio y para recibir un mejor salario. Millones de dólares están disponibles en agencias no gubernamentales para tales fines.

El desafío gerencial. El su artículo 226 la nueva Ley 176-07 expresa que “se instituye el presupuesto participativo municipal que prevé los mecanismos de participación ciudadana en la discusión, elaboración y seguimiento del presupuesto del municipio en lo concerniente al 40% de la transferencia por ley que reciben los ayuntamientos del presupuesto nacional para la realización de obras”. En relación al total del presupuesto, la misma ley establece que la sindicatura debe someter la propuesta de presupuesto a más tardar el 1ro de octubre y los regidores tienen hasta el último día de diciembre para su conocimiento y aprobación. Los regidores deben consultar con el pueblo para poder representar sus intereses de la mejor manera, sobretodo en lo concerniente al 40% para la realización de obras. Igualmente, la Ley, en el artículo 231, contempla los órganos municipales de participación que son el Consejo Económico y Social Municipal, los Comités de Seguimiento Municipal y los Consejos Comunitarios. Además, el artículo 227 trata de las organizaciones de la sociedad civil y los mecanismos de participación ciudadana en la gestión municipal. Estos mecanismos son a) el Derecho de Petición, b) el Referendum Municipal, c) el Plebiscito Municipal, d) el Cabildo Abierto y e) el Presupuesto Participativo. Dichos mecanismos equipan a la ciudadanía para poder ejercer un rol gestor, representativo, democrático, activo y responsable, tanto en el manejo de fondos como en la toma de decisiones.

El desafío medioambiental. Las Terrenas ha sido una de las zonas más depredadas en todo el territorio nacional. El desmonte forestal, la destrucción de montes, el daño permanente a humedales y cañadas, la contaminación en las áreas naturales y las construcciones cuestionables han hecho su daño. No todos los inversionistas y constructores actúan en consonancia con la preservación del medio ambiente o con la Ley 64-00 sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales. Cada construcción y proyecto actual ha debido contar con autorizaciones firmadas del Ayuntamiento, de la oficina local de turismo y de la secretaría de medio ambiente. La depredación ocurrida sucedió porque las tres entidades lo permitieron por acción o por omisión. Un gran desafío actual y futuro consiste en remediar el daño hecho y prevenir que mayores daños ocurran y la mejor manera de hacerlo es a través de la Unidad de Gestión Ambiental Municipal (UGAM) propiciada por la Ley 64-00.

El desafío de la imaginación. La imaginación es la fuente de todas nuestras realidades. Una administración municipal capaz de soñar, de imaginar realidades en toda la anchura, altura, profundidad y extensión posibles es una bendición para la comunidad. Esa es una capacidad que hay que formar porque no se nace con ella y porque lo primero que hace la política demacrada es asesinar a la capacidad creativa, ya que los líderes vanos se convierten en veletas de las ideas gastadas y lacradas de un entorno político escaso en valores. En función de municipio, la mejor forma de imaginar el futuro es participativamente, porque así el sueño del municipio no sería el sueño de unos pocos sino el sueño de todos.

La ejecución de esas piezas claves en la nueva ley constituye el desafío más importante para este municipio bendecido por la naturaleza, el ombligo turístico del país.

No hay comentarios: