sábado, 17 de abril de 2010

Crecimiento y Desarrollo

(Arriba, muchos piensan que gordura "crecimiento" es salud, pero el crecimiento puede esconder severos problemas urbanos y sociales, como en el caso de Las Terrenas, mucho crecimiento y muy pobre desarrollo humano)
En los siete años que tengo viviendo en Las Terrenas cada semana he visto algo en construcción: construcciones pequeñas, construcciones grandes, proyectos en curso, proyectos terminados y proyectos paralizados. Caminando por la Calle Principal y por la Calle El Carmen recuerdo las casitas y los chinchorros que ya han desaparecido y los muchos espacios comerciales nuevos que han tomado su lugar.

Las Terrenas es y ha sido una comunidad de mucho “crecimiento.”
¿Se podrá decir que Las Terrenas es una comunidad de mucho “desarrollo”?

Definamos los términos. En el contexto económico de un pais el “crecimiento” generalmente se refiere al producto interno bruto (PIB) en relación al crecimiento poblacional y a la inflación. Un ejemplo práctico y sencillo, si en los últimos 4 años Las Terrenas atrajo grandes inversiones de dinero mientras la población se mantuvo igual y la inflación también, entonces tuvo un PIB positivo. El PIB se utiliza para compararnos a las demás economías de la zona. Por eso, siempre a manera de ejemplo limitado, cuando comparamos a Las Terrenas con Sánchez, con Santa Bárbara, con Las Galeras y hasta con Nagua, podemos decir que en los últimos 10 años hemos experimentado un mayor crecimiento económico.
(Izquierda, ciclistas contra la polución)


El desarrollo económico es otra cosa. En el desarrollo económico, además de las inversiones financieras, entran dos otros factores esenciales que hay que tomarlos muy en cuenta. El primero es el de la equidad social. Equidad tiene que ver con el desarrollo humano; o sea, la medida en que la inversión y el crecimiento económico mejoran la calidad de vida de la población en un área determinada. Eso quiere decir que todas esas construcciones, todos esos proyectos, todas esas villas y castillas, de haberse hecho con equidad social hubieran resultado en mejor salud, mejor educación, mejores servicios y mejores recursos para la población en general, sobretodo la más necesitada. Uno se pregunta, ¿cómo es posible que a pesar de ese crecimiento económico tan notorio Las Terrenas no tiene ni un camión de bomberos, ni una ambulancia, ni un parque infantil, ni un centro cultural, ni becas estudiantiles, ni calzadas, ni zonas peatonales, ni parques municipales, ni mercado municipal, etc.? Porque Las Terrenas creció pero sin equidad social y el beneficio del crecimiento económico no benefició adecuadamente a la comunidad. (Foto derecha: demasiado crecimiento congestiona y reduce la calidad de vida)

Indudablemente, el crecimiento económico en Las Terrenas creó nuevas y mayores riquezas EN UNOS POCOS, pero no alcanzó a las grandes mayorías. El crecimiento en la construcción creó mayores desigualdades sociales en la población, causando áreas marginadas fuera del centro del pueblo y permitiendo que factores de pobreza (desnutrición, enfermedades, falta de agua potable, contaminación, bajos niveles educativos) permanecieran y aumentaran. Hoy en día después de 4 años de franco crecimiento económico tenemos más gentes viviendo peor, sin recursos y sin programas disponibles para ayudarles. El crecimiento no creó equidad al no aumentar la calidad de vida de grandes segmentos de la población.

El segundo factor en el desarrollo económico es la preservación de los recursos naturales. La depredación de los recursos naturales empobrece la tierra, su medio ambiente y las posibilidades de una vida más sana e integral para futuras generaciones. Cuando el crecimiento económico (construcciones y demás) arrasa con los recursos naturales en la manera en que varios proyectos bien conocidos lo han hecho, en realidad lo que han hecho es crear un crecimiento en reverso o negativo. Tales proyectos contribuyeron al enriquecimiento económico de sus dueños mientras contribuyeron igualmente al crecimiento económico negativo de la comunidad por haber destruído sus recursos naturales. Hoy hay menos recursos naturales disponibles para las generaciones futuras como resultado de la depredación. Esos recursos naturales no volverón, han desaparecido para siempre.

Cuando se habla de desarrollo sostenible se habla de un crecimiento económico que fomenta y mejora la equidad social, al tiempo que preserva los recursos naturales. Ese tipo de desarrollo aún no ha llegado de manera notable a Las Terrenas y una causa central del desastre territorial, del caos en el tránsito, de la ausencia de ordenamiento es que el crecimiento tampoco se planeó adecuadamente. No sólo fue un crecimiento depredador sino que ha sido un crecimiento caótico.
El caos de hoy es el resultado de la ausencia de planeamiento en los últimos años.

El desarrollo sostenible es el que permite crecer, construir, ampliar en base a estándares reconocidos y el que permite crear fuentes de empleos que aumentan la riqueza y la dignidad humana. Crecimiento económico sin ordenamiento municipal enriquece sólo a unos pocos mientras que la sociedad en general se empobrece más, aumentando sus problemas sociales y destruyendo sus recursos naturales.

1 comentario:

Pasajero en tránsito dijo...

Hola José,
Justamente los conceptos de crecimiento y desarrollo (progreso alguna vez para los países del socialismos real) han sido enterrados en la nueva Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia. No digo que se debe seguir el ejemplo, pero sí, al menos, revisar qué es lo que pasó...
Parte de lo que pasó, fue que los pueblos originarios de esta parte de nuestro continente nunca hablaron de vivir mejor o de desarrollo, sino de VIVIR BIEN. Y qué es vivir bien? Bueno la respuesta está en cada uno y una de nosotros los pueblos latinoameticanos que fuimos colonizados y que seguimos siendo de alguna forma colonizados, junto con las culturas que nos colonizaron. Lo cierto es que vivir bien tiene que ver con cuidar la proporcionalidad entre nuestras "necesidades" como sociedad humana y la energía que empleamos para satisfacerlas. Esta proporcionalidad está tan desequilibrada que hemos puesto en riesgo el "medio ambiente". No hemos divorciado de Natura de la Pachamama, o Madre Tierra.
Por eso pienso que seguir hablando de desarrollo y/o crecimiento es una trampa desarrollista que nos llevar a seguir envenenando el planeta, nuestra casa común.
Un abrazo desde La Paz.