jueves, 16 de febrero de 2017

Alex, A Sus Seis Meses

Lic. Antonio García George, Alcalde de Las Terrenas 2016-2020.
Creo que el tradicional período de 100 días es muy escaso para identificar adecuadamente la capacidad de función y gestión de un alcalde, sobretodo si es su primera vez. Hoy se cumplen seis meses desde que el Lic. Antonio García George (Alex) se convirtió en alcalde de Las Terrenas y por eso aprovecho un marco de tiempo más amplio desde el cual se pueden identificar acciones y patrones.

Con raras excepciones los alcaldes tienden a ser el resultado de maquinaciones políticas, del populismo o de una evolución social legítima. Ninguna se aplica en el caso de Alex. No era político y por lo tanto no contaba ni con el apoyo ni con la trayectoria política de otros dentro de su partido. Su oposición no era solamente de los contrarios al PLD sino también dentro de su propio partido, siendo los más notables el ex-sindico José Alexis Martínez y el pre-candidato Willy Eduardo Esteban. Hubo otros y todos estaban en contra de Alex.

Por otro lado, Alex tuvo una notoria participación en la lucha contra el monopolio eléctrico y, sin duda alguna, muchas personas en la comunidad lo apoyaron por ese rol. Cabe mencionar, sin embargo, que un gran número de líderes comunitarios, algunos de los cuales eran parte de la lucha por una luz justa, expresaron sorpresa y rechazo ante su posible candidatura, lo que imposibilitaba que Alex se convirtiera en un candidato populista. Para ser populista un candidato no puede limitarse a su partido, o a ningún partido, lo cual no se aplica al caso del actual alcalde.

Alex tampoco fue el resultado de una evolución social, no tenía una larga trayectoria de presencia o inserción popular o comunitaria, no proviene de ser líder en una junta de vecinos, en una iglesia, en un club juvenil o en un movimiento social comunitario.

A pesar de esos factores el Lic. García George obtuvo la mayor votación de cualquier otro candidato a alcalde en la historia de Las Terrenas. Lo trágico es que seis meses después de su ascención el Lic. García es, posiblemente, el alcalde menos popular en toda la historia de Las Terrenas. Esa ausencia de aceptación popular no se limita a sus opositores políticos que no le dejan olvidar ningún traspiés, sino también dentro de su propio partido y dentro de muchos sectores de la sociedad civil.

¿A qué se debe ese alto nivel de rechazo? No tengo una respuesta absoluta, pero sí tengo algunas percepciones, muchas de ellas basadas en lo que mucha gente dice o escribe. En grandes rasgos se resumen como sigue:
  1. No cambies nada hasta que puedas colocar algo mejor en su sitio. El caso emblemático fue el de retirar los vertederos de la basura, dejando a la ciudad desnuda en su capacidad de colocar una funda de basura dentro de un contenedor. Regular horas y servicio es indispensable y todavía no se ha completado la transición, pero el impacto del retiro de los vertederos mostró improvisación e incapacidad. Se implementaron remedios y horarios, ninguno de los cuales se cumple a plenitud. De hecho, hay demasiada basura en Las Terrenas, por todas partes y en todas las esquinas, una señal inequívoca de que lo hecho no funcionó, pero se desconoce si hay un plan de mejoría de pronta aplicación.
  2. Las guerras son un último recurso. La persuasión, la negociación, el convencimiento, el diálogo son métodos lentos pero generalmente provocan mejores resultados a largo plazo. El
    actual alcalde empezó en guerra con mucha gente, incluyendo los organizadores del Etnomix y las Guerreras de la Paz, dos grupos visibles y notables con alta capacidad de hacerle daño, no porque sean malvadas, sino porque tienen amplias relaciones y largo alcance. No fueron los únicos, incidentes en el callejón del cable TV, en el matadero, con algunos empresarios y en algunos de los barrios. El manejo de los usuales regalitos de diciembre resultó ser un arma de doble filo para el alcalde. Ninguno de esos casos debió llegar a la confrontación. Igualmente, el Alcalde ha creado tensiones innecesarias con las juntas de vecinos, el grupo comunitario que más apoyo le dió, con las que debió comenzar a crear un gobierno compartido desde un principio. Las guerras sólo destruyen. Más abejas se atraen con miel que con hiel, una lección que el Señor Alcalde no ha aprendido aún.
  3. La moderación llega más lejos que la soberbia. El Alcalde Lic. Antonio García George tiene una amplia reputación de ser una persona soberbia. No es una buena reputación. Le crea enemigos instantáneos, pone a las personas a la defensiva y crea tensiones innecesarias con su propio equipo y fuera de él. Una persona moderada se dedica a abrir puertas y a construir
    puentes, a buscar puntos comunes y a persuadir sobre el beneficio de acciones conducentes al bien común. Acciones soberbias llevan a las personas a decir “sólo hace lo que le da la gana” o “sólo quiere que se haga lo que él dice.” Va a ser muy difícil cambiar la percepción aunque haga enormes esfuerzos para convertirse en moderado. El Lic. García irá cuesta arriba tratando de convencer a la gente de su nueva postura, gastando mucha energía, sufriendo muchos desgastes y sin garantías de que tendrá resultados. Lamentable.
  4. Hay que sabiamente escoger prioridades. Las rejas del ayuntamiento son lindísimas, pero no se tenían que instalar cuando se hizo. Habían prioridades más urgentes. Bachear las calles no debió tomarse seis meses y darle mantenimiento adecuado al vertedero era MUY DEFINITIVAMENTE una mayor prioridad que ponerle rejas a la alcaldía. El mensaje fue extremadamente claro: “la salud no es importante”, “el turismo no es importante”, “lo que el Alcalde quiere es más importante.” Nunca sabremos el impacto económico total que el humo tóxico del vertedero causó pero estoy seguro que fue muy alto, porque muchos turistas se fueron, muchos residentes se mudaron y tantos otros decidieron no venir y cancelaron. Fue un capricho y un descuido muy costoso para Las Terrenas. Ese vertedero no se puede apagar de manera permanente, la pregunta obligada es qué va a pasar cuando se prenda por tercera vez, ¿cuál será la prioridad del alcalde cuando eso ocurra?
  5. Soluciones técnicas son indispensables. Las Terrenas tiene severas limitaciones en cuanto al personal técnico necesario para manejar adecuada y efectivamente al municipio tan complejo como el que tenemos, sobretodo cuando el municipio tiene graves problemas de naturaleza interna y externa. Este es un municipio invadido por problemas, con todas sus calles rotas, sin hospital, con humo tóxico por todas partes, con un tránsito vehicular terrible, con altos niveles de ruído, con un manejo de desechos sólidos inadecuado, sin equipos, sin fondos, con una creciente erosión en sus playas, con barrios y áreas sin aguas, con un desague sanitario echando mierdas en las calles, con un carnaval de por medio, con una semana santa a las puertas, con una delincuencia creciente y con un gobierno central haciendo todos tipos de disparates que alteran el estado moral y sicológico de la gente. El Presidente Medina ha venido dos veces y es como si no hubiera venido, con la excepción de la autopista y “el puente de Margarita” en Cosón, financiado con fondos de desastre a raiz de las emergencias de noviembre pasado. Cuando se juntan todas esas condiciones se crea un estado sicótico en el que todo se ve mal, hasta lo bueno que pueda estar sucediendo. El alcalde necesita un mejor apoyo técnico para que las partes técnicas del municipio (que son la mayoría) funcionen bien.
  6. El Llanero Solitario. El Lic. García está profundamente comprometido con la búsqueda de recursos y soluciones por parte del gobierno central a través de sus ministerios. Por eso es que
    va a la capital cada semana, pero lo hace solo. Es un error, desde un inicio debió crear alianzas e identificar a personas ligadas al quehacer comunitario, incluyendo empresarios, comerciantes, líderes eclesiásticos y profesionales, nacionales y extranjeros, para hacer sus visitas en compañía de personas que le dieran apoyo moral y logístico. Mientras más personas se envuelvan en las posibles conquistas mayor el nivel de beneficio compartido, en lugar del héroe solitario que conquista todos los obstáculos. La verdad es que no ha logrado conquistar mucho, pero cuando una docena de líderes comunitarios visitaron tres oficinas gubernamentales vinieron con promesas que ahora se están haciendo realidad. Fue una iniciativa que el alcalde debió acompañar. No hay mérito alguno en resolver las cosas a solas, como el salvador milagroso del municipio, aunque es el precedente y la creencia común entre alcaldes y alcaldesas de patio que los jefes son también los salvadores. Con esa imagen son crucificados solos o suben a la gloria solitos. En seis meses esta manra de trabajar no ha producido grandes resultados positivos, pero si sigue trabajando solo se quedará aún más solo.
  7. Tenemos dos orejas y una sola boca. La diferencia entre un líder efectivo y uno errático es a menudo su capacidad de escuchar. Los gurúes en temas de liderazgo dicen que un líder puede ser bueno pero un líder es grande cuando aprende a escuchar. Para saber escuchar se necesita paciencia y junto a esa paciencia se necesita compasión. Escuchar bien es una virtud y una destreza indispensable en un líder. Una de las quejas más constantes escuchadas en varios niveles es que el Lic. García no escucha y que solamente quiere hablar. Me recuerda a la ex-alcaldesa Marianita y también al ex-alcalde José Alexis. El Lic. García nunca llegará a ser un gran líder y ni siquiera un buen líder a menos que aprenda a escuchar bien.
  8. La capacidad de gestión es la medida de todo. Resolver los problemas es lo que la mayoría espera de sus líderes. Cuando no existe un plan de trabajo estratégico, cuando no se hace un levantamiento adecuado de puntos neurálgicos y se los ataca, cuando algunas condiciones permanecen sin cambios notables como los hoyos en las calles, entonces la gente comienza a identificar la gestión como incapaz. Eso es lo que he oído en bocas de nacionales y extranjeros. Creo que en parte proviene por el hecho de que el Lic. García creó grandes esperanzas para una buena gestión, expectativas que abundaron antes, durante y después de su elección. Mucha gente creyó profundamente que las cosas serían mucho mejor rápidamente. Al no ocurrir y al empeorarse algunas cosas la gente se ha sentido desencantada. Las expectativas no se han cumplido. A los seis meses de gestión todavía se desconoce la existencia de estrategias y la gestión en servicios sigue siendo deficiente.
  9. Los peores enemigos están dentro de la casa. Es lamentable que no exista unidad política ni estratégica dentro del partido que llevó al Lic. García a la alcaldía. Notables miembros y líderes del partido son los primeros en atacarlo y en hacerle la vida imposible. Antes, durante y después de la elección, el Lic. García ha estado defendiéndose y luchando contra esos ataques internos al partido. Eso es sin contar con los de afuera. Es difícil trabajar cuando hay tanta división y me temo que eso va a durar cuatro años, a menos que ocurran profundas transformaciones en el estilo de liderazgo del Alcalde. Esa división interna produce mayores dificultades para obtener apoyo en los ministerios del gobierno central, aparte de las características notables en la personalidad del alcalde que hacen que muchos en posición de ayudarlo decidan no apoyarlo. No se lo dicen directamente, pero es lo que dicen mucha gente en este pueblo que representan a algunos de esos ministerios.
  10. Es asunto de estilo. El estilo representa la manera en que el líder realiza sus acciones y maneja sus recursos. Hay una amplia diversidad de descripciones sobre liderazgo (autocrático, democrático, laissez-faire, carismático, manipulador, burocrático, orientado a personas, orientado a resultados, natural, transformativo, etc.), pero sin importar el título lo más importante para ser un líder efectivo es su capacidad de inspirar. El líder inspirador influye sobre las personas de manera permanente, crea un ir y venir emocional, comparte y recibe, fomenta la creación de ideas y de la imaginación, sienta pautas y ejemplos, crea ambientes abiertos y productivos, acepta los temores y errores como pasos para aprender y crecer, no es yoísta y reconoce sus limitaciones. Las Terrenas es un municipio difícil, no sólo por condiciones históricas y por sus muchas problemas, sino porque es difícil encontrar
    personas comprometidas con el trabajo por el bien común. Los mayores precedentes son de clientelismo y corrupción. Es uno de los pocos municipios con un alcalde que tuvo que ser removido de su cargo por corrupción. Existen limitados precedentes de vocación de servicio. Y a pesar de ser el municipio de mayor movimiento económico en la provincia su alcaldía carece de los recursos necesarios para hacer un buen trabajo. En presencia de todas esas cosas el estilo de liderazgo determinará si el municipio echa adelante o no. El punto clave es entender la pregunta clave: “¿cuál es el estilo de liderazgo capaz de inspirar los cambios necesarios?” El Lic García carece de experiencia en gestión municipal o gubernativa por lo que es normal que cometa errores, pero más que nada le falta reflexionar profundamente sobre su estilo de liderazgo para poder inspirar los cambios que lo ayuden a convertirse en un gran líder.
De este análisis la pregunta obligada es, ¿qué opciones tiene el Lic. García? Primera, seguir haciendo lo mismo, lavarse las manos y no asumir responsabilidad alguna. Segunda, ejecutar una profunda transformación de estilo, gestión y estrategia, atrayendo recursos y personas que pueden ayudar a transformar lo que hay. Tercera, esperar que ocurra un milagro, como sea, cuando sea y con quien sea.

Yo soy de la convicción que todo lo aprendido en los seis meses pasados constituye la mayor reflexión para encaminarse en la dirección que Las Terrenas necesita. Nunca es tarde para redirigir ideas, compromisos, energías, pensamientos y el corazón en la dirección adecuada. En el fondo el Lic. García aspira a hacer un buen trabajo. No es carencia de energía, es saber dirigir las energías en la dirección correcta. Al final de los cuatro años se podrá decir “comencé mal y dí muchos tropiezos, pero logré lo que buscaba, ser de servicio a Las Terrenas y a mi gente y lo hice bien.”

Yo sinceramente deseo que esas palabras se puedan decir pronto, muy pronto.

No hay comentarios: