sábado, 17 de abril de 2010

Todo Tiene Que Empezar

La primavera llega con mordiscos y con sonrisas. Semanas de frío y lluvia aparejadas a semanas de humedad y calor. Vientos seguidos de pequeños terremotos. La marea sube y baja, la luna se engorda y se enflaquece. El mundo sigue girando y girando.

Antes de que el cristianismo hiciera del calendario actual el más utilizado en el mundo (conocido como el “calendario Gregoriano” en honor al Papa Gregorio XIII quien lo instituyó), los persas tenían un calendario cuyo primer mes comenzaba justamente ahora, el 21 de marzo, durante el equinoccio de primavera, cuando en el hemisferio norte hay igual cantidad de horas de luz que de noche. El calendario Gregoriano es bastante “imperfecto,” pierde un día cada 3,320 años, el calendario persa apenas perdía un día cada 3,500 millones de años!! La imperfección se debe a que cuando la tierra gira alrededor del sol, desde su punto de origen, se tarda un poco más de 365 días, en realidad son 365 días y cuarto (0.242189 para ser más exactos. Por eso es que cada cuatro años tenemos uno bisiesto al que se le añade un día a febrero y así compensar.
La fiesta persa de Noruz, el comienzo del año, es una gran celebración donde se dan regalos, hay grandes comilonas y es la que dio origen a la tradición de los huevos pintados en interesantes diseños.

Todo nuevo comienzo es difícil porque significa abandonar lo tradicional, dejar atrás las viejas costumbres. El ciclo natural de la naturaleza nos enseña que en el invierno todo muere y en la primavera todo renace, con nuevos bríos y con nuevas esperanzas. A veces tenemos miedo a lo que tengamos que abandonar con tal de proseguir por nuevos caminos, pero la lección de cada vida, de cada día y de cada primavera, es que los nuevos comienzos son necesarios para que la vida prosiga.

El 2010 será un año muy especial a raiz de las elecciones municipales y congresuales venideras. Este nuevo año persa, comenzando con el primer día de la primavera, me entra con una decisión muy difícil para mi y para mi familia, la de lanzarnos a un proyecto político como el que menos tiene y el que menos puede, en los términos tradicionales. Pero lo hemos hecho empujados por la visión y por la conciencia de que hay muchas otras personas como yo que creen que Las Terrenas se merece un nuevo comienzo, una nueva primavera. Es también la esperanza de que sea un proyecto de comunidad, donde muchas personas juntas ayuden a construir un mejor futuro, un futuro de seis años de gobierno y de duro trabajo. Si nuestros esfuerzos son recompensados podremos contar con las energías positivas de muchas personas para lograr el nivel de calidad de vida que todos ansiamos para la mayor cantidad de personas posibles, dominicanas y extranjeras.

Me rodea la convicción de que así como yo deseo nuevos comienzos, hay muchas otras personas que aspiran nuevos comienzos para sus vidas, para sus familias, para sus negocios. Comparto la creencia de varias personas que conozco que dicen que sobre Las Terrenas circulan dos grandes campos de energía, una negativa y la otra positiva. A veces Las Terrenas parece encontrarse bajo la energía negativa, destructora, sucia, opacante, cubriéndonos con estelas de muertes, accidentes, problemas, amenazas, mezquindad y condiciones avasallantes. A veces Las Terrenas exhibe todo el esplendor de su belleza natural, la alegría de su gente, el furor de esperanzas compartidas, el gozo de disfrutar juntos lo que cada día nos ofrece, la bondad de muchos, la caridad de otros tantos. El pueblo se mueve a veces en ese vaivén, entre lo bueno y lo malo.

Yo quisiera, como me imagino que lo desea todo el mundo, que haya más de lo bueno y menos de lo malo. Que desaparezca todo lo malo es imposible así como será imposible que sólo haya lo bueno. Lo que me gusta del Norouz es la esperanza intrínseca del nuevo nacimiento, de un nuevo crecer, de una nueva hoja en el récord de la vida.

Los que son cristianos utilizan la pascua como ese comienzo (de hecho, la fiesta religiosa cristiana de la pascua fue creada para sustituir a la fiesta más común del Norouz y así cristianizarla). En la pascua cristiana, después del desastre del sacrificio viene la resurrección, la salida del sepulcro, la manifestación excelsa de que el cuerpo no fue dejado en el sepulcro. Es una metáfora de esperanza, de que el bien vencerá al mal, de que no importa el daño hecho la victoria es suprema.

De esa forma confiamos en que Las Terrenas saldrá victoriosa y de que este nuevo comienzo de año Norouz traerá nuevas fuerzas y esperanzas a toda la comunidad. Norouz Mobarak para cada persona!!

No hay comentarios: