sábado, 6 de marzo de 2010

La Mitad del Cielo

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora (o también Día Internacional de la Mujer) se celebra el día 8 de marzo y está reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En este día se conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo integro como persona. Es fiesta nacional en algunos países.
La idea de un día internacional de la mujer surgió al final del siglo XIX, en plena revolución industrial y durante el auge del movimiento obrero. La celebración recoge una lucha ya emprendida en la antigua Grecia por Lisístrata, quien empezó una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra, y que se vio reflejada en la Revolución Francesa: las mujeres parisienses, que pedían "libertad, igualdad y fraternidad", marcharon hacia Versalles para exigir el sufragio femenino, pero no fue sino hasta los primeros años del siglo XX cuando se comenzó a proclamar, desde diferentes organizaciones internacionales de izquierda, la celebración de una jornada de lucha específica para la mujer y sus derechos. (fuente de lo anterior: Wikipedia).
La celebración de este evento debe llevarnos a la reflexión. Por ejemplo, 100,000 niñas son secuestradas cada año en la China para instalarlas en burdeles y traficarlas por todas partes del mundo.
Nosotros que vivimos en una comunidad donde existen varias maneras de traficar con menores debiéramos preocuparnos, sobretodo después de una celebración de carnaval en la que sus organizadores permitieron un batón ballet que hacía que niñas menores se tiraran sobre la calle a bailar el perreo y a hacer gestos vulgares y sobre-sexualizados. A las niñas no parecía importarles, tampoco a sus dirigentes y mucho menos a los organizadores del evento.
En el mundo muere una mujer cada minuto durante el parto. Mueren más mujeres dando a luz que los soldados y civiles que mueren en una guerra. Las muertes ocurren mayormente en paises en desarrollo, los que muchas veces carecen del cuidado prenatal básico o de servicios adecuados de salud femenina. De hecho, dar a luz es tan riesgoso hoy en día como lo fue hace 20 años. Solamente en Latinoamérica mueren 15,000 mujeres en el parto cada año, una situación verdaderamente inaceptable. La gran mayoría de estas muertas ocurren entre madres adolescentes, pobremente preparadas para parir, pero que fueron entregadas al matrimonio por sus padres, ya sean por razones económicas o por razones culturales.
Algunos expertos piensan que si los presupuestos y los servicios de salud estuvieran principalmente en manos de mujeres otra cosa fuera. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Población hacen falta dos cosas para cambiar las cosas: voluntad política e inversión financiera.
Es vergonzoso que el dinero no aparezca para mejorar las condiciones de la mitad del mundo (la “mitad del cielo” según un proverbio chino), pero sí para que los machos del mundo jueguen a la guerra. Los que vivimos en una comunidad donde no hay programas oficiales para mejorar la calidad de vida de la niñez y adolescencia femenina y donde no existen programas especializadas para atender a la salud maternal y femenina, no debe extrañarnos que muchas mujeres en Las Terrenas padecen muchos de los males que otras mujeres alrededor del mundo también sufren. Si tuviéramos una mujer como directora de INAPA, o como síndica, ¿piensa Ud. que ocurrirían tantas infecciones vaginales por causa del agua contaminada que corre por nuestras tuberías (cuando corre…!).
Todo lo que puede hacerse para mejorar la calidad de vida de las mujeres, sobretodo en las áreas de salud femenina ya existen y ya están en uso en los países desarrollados e industriales. O sea, no es por falta de tecnología disponible, pero sí es por falta de voluntad política y de inversión.
Según el Indice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, Noruega ocupa el primer lugar en el mundo por calidad de vida. La mayoría de los ministros de gobierno son mujeres y el gobierno noruego ha sido uno de los principales promotores de los derechos de igualdad de género, paz y seguridad en el mundo. Gran parte de lo realizado en Noruega se debió a Gro Harlem Brundtland y su “gobierno de mujeres” en 1986. Esa fue la misma Brundtland del famoso “Reporte Brundtland” titulado “Nuestro Futuro Común” que tanto énfasis dio a la preservación de los recursos naturales y al enfoque de sostenibilidad en el manejo del gobierno y del desarrollo económico.
Al acercarnos a otra celebración de los derechos conquistados por las mujeres pensemos en nuestras madres y en nuestras ancianas aquí en Las Terrenas, las que tienen gran cantidad de sabiduría acumuladas, a la que muchos de estos líderes machos y patriarcales harían bien en reconocer.
Y en ese proceso, atendamos al presente y al futuro de nuestras niñas y adolescentes, para ver si de una vez por todas prohibimos que ellas se tiren a la calle a perrear durante la mayor fiesta patriótica de la vida cívica dominicana.

1 comentario:

el che dijo...

hola senor jose acabo de leer otra de tus obras, la verda es que eres bueno en lo que haces! por eso es que digo tenemos que educar mejor nuetros hijos; aunque me he dado cuenta u poco tarde que en nuestro pais hay muchas personas que no decean ntampoco quieren que el dominicano se haga profecional o que estudie, y el sistema de educacion es el mas controlado de toda latino america que verguenza.