lunes, 3 de mayo de 2010

El Dilema del Votante

El 16 de mayo se celebrarán elecciones municipales y congresuales. Hay muchas personas que aún no han decidido por quién votar y hay muchas otras que ya han decido que no van a votar. El hecho de votar o no votar trae consecuencias buenas o malas, dependiendo de la decisión final, por ello he diseñado el siguiente diagrama para analizar lo que he llamado “el dilema del votante.” Por medio de él veremos las posibles consecuencias de la decisión que el votante tome de votar o no votar.
Hay candidatos buenos y hay candidatos malos. La mejor manera de determinar si un candidato es bueno es viendo lo que HA HECHO o lo que HA DEJADO DE HACER. Un candidato pudo haber hecho algunas cosas, pero ha dejado de hacer muchas más cosas que eran necesarias. Otro candidato no ha hecho gran cosa y por tanto no se le conoce lo que pueda hacer. Otro candidato ha hecho buenas cosas en otras áreas, lo que ayuda a determinar el “carácter” que tendrá una vez llegue al poder. Otro candidato no se sabe lo que ha hecho y se desconoce lo que pudiera hacer. Otro candidato es totalmente malo y se conoce lo que ha hecho mal. Todas esas condiciones son reales y existen otras más, por eso es que le toca a la gente partir de lo conocido para suponer lo que podría suceder si una persona dada llega al poder. En lo que respecta al destino o al futuro de la comunidad es mejor no votar a ciegas.

Si tomamos las elecciones municipales de Las Terrenas como ejemplo, todo lo que usted tiene que hacer para utilizar el diagrama es pensar en cada uno de los tres candidatos a síndico de Las Terrenas y decidir primero quién es bueno y quién es malo.

Si usted decidió que el candidato X es bueno y decide votar por él, el diagrama nos dice que habrán seis años de buenas posibilidades para la comunidad, incluyendo la de un buen gobierno. Como resultado todos ganamos.

Si usted decidió que el candidato X es bueno pero usted decide no votar, entonces el diagrama nos dice que se pierde la posibilidad de un buen gobierno y de buenos resultados para la comunidad. Como resultado todos perdemos.

Si usted decidió que el candidato es malo pero aún así decide votar por ese candidato malo el diagrama nos dice que tendremos seis años de un mal gobierno municipal y malos resultados para la comunidad. Como resultado todos perdemos.

Si usted decidió que el candidato es malo pero usted decide no votar, entonces el diagrama nos dice que el candidato malo aún podría ganar hacer un gobierno malo con malos resultados para la comunidad. Como resultado todos perdemos.

La descripción del diagrama nos enseña que hay una sola posibilidad provechosa, la que resulta en una ganancia para todos y esa es la de votar por un buen candidato. Hay dos maneras de decidir por el buen candidato: primero, cuando el candidato es bien conocido y se tiene fé en él como persona, como político, como ciudadano, como padre de familia, como comunitario, como persona honesta y como persona de valores bien conocidos; segundo, cuando no existe total conocimiento del candidato pero se piensa que es “el menos malo.” Si los otros dos son malos conocidos, el “menos malo” sigue siendo la mejor opción.

A pesar de todo lo que se diga o no se diga en campaña, sigo pensando que los votantes deben actuar con conciencia y votar a sabiendas de que lo que hagan producirá consecuencias para toda la comunidad. También creo que la opción de no votar es la peor de todas porque no produce ninguna posibilidad gananciosa para el pueblo. Los que son apáticos o los que piensan que por causa de las debilidades del sistema político es mejor no votar pueden ver a través del diagrama que el no votar produce graves consecuencias. Si, al fin y al cabo, no votan entonces ellos serán tan culpables del mal que llegue como aquellos que votaron por el candidato malo.

Claramente lo que hay que hacer es votar por un buen candidato, o por el menos malo.

No hay comentarios: