lunes, 3 de mayo de 2010

El Paradigma Político



La política tradicional oferta la solución a todos problemas habidos y por haber. Hay que ver si lo puede hacer. El sistema político tradicional depende de la capacidad de un candidato de mercadearse en la comunidad de votantes y esa capacidad se mide en base a dos factores: aceptación y rechazo.

Solucionar problemas y mercadearse no son cosas afines, de hecho son cosas muy diferentes. Hay candidatos que no solucionan ni nunca podrán solucionar nada pero pueden ganar unas elecciones, como el caso de un diputado en nuestra provincia que desde el día en que fue elegido desapareció totalmente hasta el día de hoy. Hay otros que tienen la capacidad de trabajar en la solución de problemas pero tienen problemas de mercadeo, ya sea porque carecen recursos para mercadearse o porque no forman parte de un sistema ya establecido.
Para una nueva marca poder entrar al mercado debe haber lo que se llame un “blitz” de publicidad. Un blitz es un bombardeo intensivo y el término proviene de la guerra relámpago que hizo la Luftwaffe, la fuerza aérea alemana, en contra de Inglaterra y particularmente Londres, durante la segunda guerra mundial. Un blitz es a la vez relámpago pero también muy intenso y pretende acaparar todas las atenciones, todos los espacios y causar todas las buenas impresiones a favor del candidato que hace el blitz, como causar todas las malas impresiones en contra de los candidatos contrarios.
Muchos olvidan que la política es sólo un medio, un medio para conquistar el poder. El “poder” significa tres cosas: acceso amplio a recursos financieros, capacidad de tomar decisiones en cuanto al uso de tales recursos y, finalmente, la disponibilidad de usar tales recursos para favorecer a otros y al partido. La política tradicional es como la lucha libre, muchas apariencias y poca sustancia, pero entretiene. Es un entretenimiento caro porque la política es el medio más rápido, más efectivo y más disponible para echarle mano a cuantiosas sumas de dinero del pueblo y en nombre del pueblo. Como el político tradicional no es transparente, rara vez se sabe cuánto recibió y cuánto gastó. Lo que sí se sabe es que mes tras mes y año tras año el dinero sigue llegando y sigue desapareciendo. No hay mejor puesto que estar en el poder y que el dinero siga llegando y llegando.
Los políticos son clase económica aparte, como manejan tanto dinero pueden crear trastornos inflacionarios en la manera en que gastan el dinero, como ahora en períodos eleccionarios cuando los gastos de publicidad (impresos, radio y TV) aumentan erráticamente pero siempre hacia arriba. La economía de la botella y del apoyo al que me apoyo crea desigualdades ya que muchos no pagan lo que los demás pagamos y otros cobran sin dar un palo, lo cual alimenta los deseos de otros de ser parte de lo mismo. Eso quiere decir que muchos aspiran a ser vagos pagados por el sistema política como forma de hacer carrera política y mejorar sus condiciones económicas. Tienden a ser los más mediocres, sin educación ni profesión, pero con el supremo recurso de la democracia: el voto.

Me temo que la política tradicional es un paradigma vencido, inefectivo, fallido, gastado, desfasado, corrupto, inflado y, sobretodo, engañoso. Todo parece ser un gran teatro. Si la política fuera efectiva tendríamos un mejor pais, menos gente pobre y mayor calidad de vida. Pero el propósito de la política tradicional no es mejorar las cosas, sino mantenerlas igual o empeorarlas, sólo así se aumenta el hambre de la minoría que vota para que antes de las elecciones se le dé arroz y romo y de esa forma el círculo vicioso comienza a repetirse.
Lamentablemente, las personas de mejores valores no participa en la política, absteniéndose de votar, cuando debiera ser todo lo contrario, para sacar del poder a los más corruptos. Todos son corruptos y eso hace perder la fé, pero a veces ocurren sorpresas y las personas de mejores valores deben ejercer presión para exigir de los candidatos cambios visibles, notorios y permanentes. La apatía del no votante ayuda a que las cosas malas permanezcan malas y hasta peores. Como decíamos en un artículo anterior, hay que pagarle al César lo del César.
La política es un paradigma falso y la única forma de combatirlo es con la verdad. La verdad es el mejor regalo que un político puede darle al pueblo y exigir la verdad es la mayor responsabilidad del votante.

No hay comentarios: