lunes, 5 de marzo de 2012

Basura y Mas

 
Los dominicanos botamos 6,000 toneladas de basura cada día.  Eso no incluye la basura que termina en ríos y cañadas, en montes, patios, en techos, callejones, cunetas y en los lados de las carreteras.  Son simplemente la cantidad de tonelaje estimado que es recogido por los servicios municipales de recogida de basura.  Como la mayoría de las comunidades pequeñas y los campos carecen de servicios de recogida adecuados es posible que el pais produce el doble de lo estimado, lo que significa que cada uno de nuestros ciudadanos produce unos 400 kilos de basura por año, o alrededor de 3 libras por día. Lo triste del caso es que cada libra de basura termina en vertederos a cielo abierto, muchos de ellos cerca de zonas ecológicamente críticas (cañadas, ríos, casas de familias) como es el caso en Las Terrenas.

A manera de comparación, los Estados Unidos produce unos 250 millones de toneladas de desechos al año, o unas 4.4 libras de basura por persona por día.  La gran diferencia es que en USA casi un tercio de la basura se recicla o se reusa, mientras que la mitad de la basura se sepulta en vertederos cubiertos.  Comparado a Europa los USA son el pais industrializado que más basura produce y el que menos recicla.  En algunos paises de Europa casi todo lo reciclable se recicla y existen altas multas por desperdicios que no se procesan adecuadamente.  Mientras cada estadounidense produce unos 700 kilos de basura, cada español produce unos 540 kilos, mientras que la media europea es de 513 kilos por persona.  Sin embargo, en la mayoría de los paises de la Unión Europea se recicla o composta desde el 40 hasta el 50% de todo los desechos sólidos.  En República Dominicana casi nada se recicla o se composta por lo que nuestra condición es peor.

Cerca de la mitad de la basura es compostable, o sea, de origen orgánico y puede ser utilizada para producir abonos y otros productos, mientras que un tercio de la basura es papel, cartones o plásticos perfectamente reciclables.  Pero en todas estas cifras nos referimos a la basura producida en los hogares, no a la basura tecnológica, ni a la industrial, química o biológica, las que son altamente contaminantes, peligrosas y adversas a la salud.  Desechos con mercurio y plomo (graves carcinógenos) terminan en los cañadas, patios, techos, vertederos, ríos y mar y hasta desechos químicos y biológicos (provenientes de laboratorios y hospitales) son desechados inadecuadamente.

¿Nos afecta la basura en Las Terrenas?  Claro que sí.  De manera irresponsable la Alcaldía fomenta la quema de la basura en el vertedero para reducir su volumen por lo que todos sufrimos por el humo y por la diseminación de químicos dañinos y carcinógenos en la atmósfera.  Mucha basura termina en los caminos, tirados ahi por camioneros irresponsables.  Muchas personas queman plásticos y otros envases en sus patios y todavía se tira mucha basura en calzadas, calles, cañadas y ríos, lo que incrementa los peligros de salubridad, la contaminación ambiental en zonas ecológicamente críticas y en las playas.  En Las Terrenas el manejo inadecuado de la basura nos está matando lenta pero persistentemente.

¿Qué podemos hacer?  Desde hace años vengo diciendo que la basura es el negocio más importante para el municipio.  Primero, reciclemos todo lo reciclaje.  Segundo, compostemos todo lo compostable.  Tercero, penalizemos y multemos a los que contaminan irresponsablemente.  Cuarto, implementemos las mejores prácticas posibles para reducir el uso de platos desechables para la venta de comida y bebidas.  Quinto, promovamos el cambio de bebidas gaseosas en plásticos sustituyéndolas por botellas solamente.  Sexto, establezcamos un plan de negocios efectivo e innovador para el manejo de los desechos sólidos. Séptimo, establezcamos un modelo de gerencia transparente para que todos paguemos la basura y para que se utilicen los recursos para crear un sistema moderno y efectivo de manejo que incluya reducción, reciclaje, reuso y clasificación de los desechos sólidos hasta llegar al model de Cero Basura.  Octavo, establezcamos un mecanismo adecuado para el manejo de desechos electrónicos, químicos y biológicos.  Noveno, ejecutemos un sistema efectivo de control de playas y ríos para que ni una onza de basura sea ni echada ni mantenida en esos lugares.  Finalmente, demos la prioridad que se merece a un programa efectivo de educación ciudadana que incorpore todos los elementos de la vida municipal, incluyendo un sistema de méritos, multas y beneficios.  Y esas diez cosas se fundamentan en un principio fundamental:  somos responsables de nuestras acciones y a cada uno de nosotros nos corresponde accionar para cambiar la situación actual. 

Si entendemos, querremos; si queremos, podremos; si podemos lo haremos.