sábado, 28 de junio de 2014

Fondo y Forma

(Foto:  José Alexis Martínez, escuchando la sentencia en su contra por desfalco)

Los eventos de los últimos cuatro meses en Las Terrenas revelan la presencia de una dinámica profundamente reveladora en el pensar político de muchos actores claves dentro del Partido de la Liberación Dominicana.  La más concreta realidad es que el alcalde del PLD fue puesto en prisión domiciliaria a raíz de un proceso iniciado por los tres regidores del PRD.  A pesar de tres intentos en la corte para que no se ejecutara la medida de coerción (uno de ellos verdaderamente vergonzoso), o de que se alterara sus resultados (los dos últimos), el Alcalde sigue sometido bajo la medida (aunque no hay control para sus entradas y salidas). 

A raíz de todo el proceso se han escuchado voces que han sugerido o afirmado lo siguiente:  a) que fue todo un tramaje político; b) que la Dra. Mariana Vanderhorst ha promovido y financiado todo el proceso; y c) que José Alexis vuelve y vuelve y que el PLD local está ahora unificado detrás de él y el PLD nacional va a defenderlo en la corte.  Hay otras ideas relacionadas a los hechos centrales pero cabe la pena examinar el contexto más amplio y reducirlo a su más mínima expresión, no como una oferta de razonamiento concluyente sino para fertilizar aún más nuestras exploraciones sociales porque, ciertamente, lo que ha ocurrido es histórico y tiene un gran potencial para que todos aprendamos y nos enriquezcamos del mismo. 

La más mínima expresión radica en dos palabras:  forma y fondo.  Los defensores de José Alexis se enfocan en la forma, en todas las posibles y reales manifestaciones de personas que llevaron al mencionado a la corte amparado por una auditoría de la Cámara de Cuentas correspondiente al año 2010.  No debemos olvidar que de eso se trata, fue sólo el año 2010, mientras que el Alcalde ha sido la autoridad edilicia desde el 2006, o sea, por 8 años.  Arguyen que hubo manipuleo “político” y que los opositores de José Alexis han manipulado la corte y han utilizado recursos y procedimientos para condenarlo que no se fundamentan en la realidad de los hechos.  Bajo la sombrilla de ese argumento, que “fue todo político” pretenden descartar la validez del proceso.  Tienen razón, fue todo politico, porque la administración edilicia, los procesos para obtenerla, su manejo y sus resultados son todo políticos y cuando sale bien se benefician los politicos que la sostienen y cuando sale mal ocurre lo contrario. 

Llamar algo “politico” no debe ser una maldición, ni una acusación, porque dentro de una democracia la política es el proceso para ejercer autoridad y para manejar los recursos disponibles del Estado.  Pero los que se concentran en la “forma” parecen olvidarse del “fondo” del asunto.  El fondo es simple:  todos los actores politicos locales, sin importar partido, pero más que todos los actores politicos dentro del PLD, desde regidores pasados hasta los presentes, administradores edilicios, presidentes y directivos de intermedios, hasta dirigentes provinciales y nacionales saben lo que ha estado ocurriendo en la alcaldía desde el 2006 y que el estilo, la persona y las acciones del Alcalde han sido altamente cuestionables en muchos aspectos.  Ministros y dirigentes de su propio partido han conocido y conocen la mayoría de las acciones del Lic. José Alexis y de los que han estado con él, lo hablan entre ellos, lo discuten y critican entre ellos y lo desaprueban, algunos más que otros. 

Ese es el fondo, o sea, que José Alexis verdaderamente había  conducido un gobierno municipal corrupto, mal administrado, que se manejaron mal los fondos dedicados al bien común, que unos pocos se han beneficiado del mal manejo y que detrás de “indelicadezas” y malos procesos administrativos se han cometido atrocidades inconfesables. 

El fondo es que hay razones suficientes para admitir que se actuó mal para perjuicio de todos, incluyendo del mismo José Alexis, quien pudo haberse vestido de gloria, pero prefirió enlodarse.  Concentrarse en la “forma” y decir que todo fue una trama financiada ocultamente y que hasta la corte está envuelta en eso es ocultar que el cadáver hiede.  La corrupción en Las Terrenas hedía todo el trayecto hasta el palacio nacional y eso lo conocen todos los dirigentes peledeístas.  Los que recientemente fueron a beber un cafecito con José Alexis lo saben y lo sabían, los que argumentan que pronto vuelve lo saben y lo sabían y los que pretenden tapar el sol con un dedo también saben que el fondo del asunto es real y no es invento. 

Para nosotros, los ciudadanos que hemos observado lo suficiente en los pasados cuatro meses, nos falta preguntarnos si el partido de Juan Bosch, que a largas cuentas ha olvidado sus ideales, le queda todavía suficiente entereza como para llamar al pan pan y al vino vino y empezar nuevos rumbos con nuevas promesas.  

No hay comentarios: