miércoles, 22 de febrero de 2017

José Miguel González Cuadra y Las Terrenas



José Miguel González Cuadra fue la persona escogida por el Presidente Danilo Medina para ejecutar el proyecto La Barquita sobre el río Ozama en Santo Domingo, un proyecto que benefició a casi 1,800 familias.
José Miguel González Cuadra
Noveno hombre más rico del pais según Forbes.
Hace unas semanas, cuando representantes de la Unión de Juntas de Vecinos fuimos a Santo Domingo a las oficinas del Ministerio de Obras Públicas y de INAPA, fuimos informados que González Cuadra sería enviado por el Presidente Medina para hacerse cargo del proyecto de renovación de Las Terrenas (según conversación de hoy, febrero 24, con el Sr. González Cuadra, eso no está confirmado)..
Esta posibilidad de una renovación general abre las puertas a una transformación integral de Las Terrenas porque se aspira a que todos los aspectos municipales, desde planeamiento a la renovación de las playas, estarían incorporadas. De ser así sería una indispensable inyección de energía y de beneficios.
Sin embargo, si eso no es resultado de un proceso participativo e integral, no será más que otro sueño de aire acondicionado transportado de oficinas en la capital a nuestro pueblo. No hay desarrollo verdadero sin integración. Podrán lavarnos la cara, pero sin excavar efectivamente no habrán transformaciones profundas. Si las soluciones son "importadas" no hay diferencia entre sus "remedios" y los espejitos de los conquistadores. Cuidémosnos del imperialismo conceptual de los de arriba, no es diferente a la mediocridad entre los empantanados de abajo.
Las Terrenas NO ES La Barquita aunque hayan condiciones extremas en ambos casos. Las Terrenas es un pueblo, una comunidad, no un barrio marginado. Que vengan de la capital enviados por el Presidente no los convierte en sabelotodos o en "palabra de Dios." Tenemos que ser positiva y creativamente críticos de lo que pretendan hacer, como tampoco debemos someternos a los intereses particulares de la clase económicamente poderosa, sino que debe haber un balance y donde también se busque crear EQUIDAD SOCIAL Y ECONOMICA.
El desafío del Sr. González Cuerda, según Forbes el noveno hombre más rico del pais, no es el de completar el proyecto de manera exitosa. Eso no lo puede dudar nadie de un ejecutivo empresarial extremadamente exitoso (presidente ejecutivo del Grupo Centro Cuesta Nacional y Megacentro). Su principal desafío es hacer lo que hay que hacer de manera equitativa, o sea, justa, para que se logre el mayor bien común posible. Lo que va a hacer lo hará ante una comunidad notoria por su complejidad, por sus divisiones internas y por la notoria ausencia de inversión social por parte de la clase empresarial. Eso aparte del hecho de que la clase política es inerte, corrupta y mediocre. Por otro lado, si logra el bien común a pesar de todo nos ayudará (y no solamente a los terreneros, sino al pais) a crear un modelo de ejecución social altamente deseable. La Barquita fue un caramelo, Las Terrenas será su prueba de fuego.
La búsqueda del "bien común" muchas veces se confunde con crear igualdad. Pero el bien social no es egalitario sino equitativo (ver la ilustración) y la equidad representa la justicia. Equidad no es igualdad y tampoco es socialismo o comunismo (como seguramente dirán algunos). Es simplemente asegurarnos de que lo que pueda ocurrir no resulte en una mayor marginalización de la que ocurre ahora y que el bien destinado a la comundiad sea recibido y ejecutado de manera equitativa, se otra forma los que tienen mayor poder de alcance van a recibir más (como casi siempre ocurre). Por otro lado, todavía falta por verse el impacto social del renombrado proyecto de La Barquita.
Hasta ahora, las dos mega inversiones del Estado (acueducto y desague sanitario) han sido dos desencantos que han producido grandes consecuencias negativas a la comunidad. Hay que evitar a toda costa que ocurra igual. Creo que es indispensable la creación de un COMITE MUNICIPAL DE MONITOREO compuesto por personas de todas las orientaciones religiosas, sociales, económicas y políticas, debidamente preparadas para las funciones de monitoreo y evaluación, con el fin de potenciar todo lo bueno que pueda ocurrir y reducir a su mínima expresión las consecuencias comunes a mega proyectos encauzados por motivaciones espúreas. SIN MONITOREO LOCAL EL RIESGO ES MUY GRANDE.

No hay comentarios: