sábado, 17 de junio de 2006

Tonos y Sones del Alma

Huecos
Quizás me pediste una locura
o me la exigí a mi mismo,
como un otoño forzado en primavera,
robando tiempo y sueños,
forzando cuentos y mentiras
pero con peso.
Sólo que me robaste todo,
aliento y fuerza,
como el sopetón de un rayo
que deja un hueco firme en el cielo,
y no llenaste lo que dejaste,
sino con palabras y promesas
difíciles de recordar y de cumplir.
Como lo ves, ya se fueron,
entremetidas en nubes y soles,
aires y mares,
estrellas sin fin
de otro firmamento.

Tardes Verdes
Por qué, si ya te ibas, me dijiste adios,
como para abusar de mis recuerdos;
de qué sirvió la mirada y las palabras y las promesas,
como si te las hubiera pedido para sentirme mejor;
quizás fue para algo en ti, que no quisiste decir o compartir,
como un regalo tan grande y valioso
que ninguno de los dos supo qué hacer
con lo que resultó ser;
fue como un sueño de sorpresa
en esas tardes verdes de verano.

Quince
No me acuerdo de los últimos quince minutos que pasé sin pensar en ti. Regresas a mi mente con la tortura de cada cuarto de hora,
persistente,
como el goteo sobre techo de metal,
sonoro, hueco, monofónico, sin cesar.
Te vas y regresas cada cuarto de hora,
como olas de mar,
a veces me traes contigo como sin voluntad.
Mis recuerdos de ti son como la brisa que atravieza al flamboyán,
cada quince minutos y cada cuarto de hora.

Preguntas
Me pregunto qué ves cuando cierras tus ojos,
qué sueños diurnos se convierten en realidades nocturnas,
a menos que te hayas quedado sin memoria de mis besos
y de lo áspero en mis dedos y palma,
y sin recuerdos de lo que me hice sentir por ti.
Me pregunto si sonries cuando piensas en mi,
si sonries cuando sueñas sobre mi.
Y si lo haces, ¿qué ves?
Quizás no ves nada, no sueñas nada,
convertido como lo estoy en un fastasma de un pasado
que ambos nos preguntamos si de verdad existió,
de un futuro que nunca sera,
de un presente que no es.
Entre estando y no estar,
entre siendo y no ser,
me escapo o un mundo de fantasia,
como un sol en plena noche,
figuras de nubes forzosamente destrozadas por el sol.
Así me cuelgas, entre sueño y realidad,
entre tocar y no sentir,
como sello de fuego entre labios hambrientos de un aliento tan vivo y tan feroz que no hay lluvia que lo apague.
Y cuando sueño de nuevos besos plasmados sobre tu piel…
me pregunto…

Si
Si me ves pensando es porque estoy pensando en ti
y si me ves sonrojado o cansado
es porque te he besado tantas veces
que ya no soy yo si no mis besos en ti.

Pétalos Añejos

Basta un momento de silencio
Para saber que entre tú y yo existe más
que día y noche, luz y sombra, paz y guerra.
Si me escuchas en ese silencio
es porque mi aliento de vida se ha quedado rezagado
ante el esfuerzo incalculable de suspirar dos cosas:
“te quiero lejos,” “te siento cerca,”
Nos vemos como frasco de flores marchitas
en el aposento de los recuerdos.
Esperamos la misericordia del que viene a tomar nuestros pétalos añejos
para fertilizar la tierra.
Un pétalo serás tú, el otro yo,
y al podrirnos juntos ya no serás ni tú, ni yo,
sino los dos.
Y al florecer de nuevo ya no seremos lo que éramos
sino lo que siempre deseamos ser:
color, perfume, sabor, pasión y deseo.

Niños
Quiero ser niño para aprender a amar sin rencor, sin caprichos y sin dolor. Quiero correr entre flores y mariposas, como retumbe de campana en la montaña, sin obstáculos ni frenos, sólo el placer de crecer, de sentir, de vivir, de reir y de añorar.

Tránsito
Párteme esta pena para que se abra mi alma en dos,
un lado para ti y el otro para este amor.
Si contemplo fuego y sol es porque te vi en la luz,
si mojo mi mano en aceite y sal es porque me diste tu sazón,
si vienes y vas es porque sabes andar con mis manos y mis pies.
Al subirte sobre mi esperanza me entregaste el lago de tus adentros.
Por ahí transito, el hálito de un sueño posado aún sobre los contornos de mis besos.

No hay comentarios: