sábado, 29 de diciembre de 2007

El Nuevo Año


Cada nuevo año es una oportunidad imaginada. La verdad es que no hay diferencias “visibles” entre el día anterior y el nuevo día ya que el sentimiento de diferencia es una actitud sicológica que se convierte en válida cuando nos ayuda a obtener resultados favorables. El pragmático dice “el nuevo año no vale de nada” mientras que el romántico en todos nosotros piensa “hoy voy a comenzar cambios en mi vida.”

Seamos románticos en el nuevo año. Preguntémonos, “¿qué deseamos del nuevo año?” y luego pensemos que “continuamente creamos el mundo que deseamos y merecemos el mundo que recibimos” (Bruce Russett). Aunque la frase parece dura y absoluta en verdad nos ayuda a comprender dos realidades potenciales. Primero, el mundo que deseamos lo construímos nosotros mismos; o sea, si nuestro mundo es bueno es porque lo hemos deseado suficientemente como bueno y por lo tanto somos merecedores de sus bondades. Y, si es malo, es porque no hemos deseado suficientemente que sea mejor; o sea, con nuestro hacer, deshacer o no hacer nos hemos merecido lo que tenemos hoy.

Al comenzar este nuevo año imaginémonos las cosas a las que aspiramos: en nuestra persona, en nuestra casa, en nuestr@ espos@, en nuestros hij@s, en nuestro lugar de trabajo, en nuestro barrio, en nuestra escuela, en nuestro club o asociación, en nuestra iglesia, en nuestro negocio, en nuesstra comunidad, en nuestro pais. Deseémoslo tan profunda y fuertemente que nos sintamos dispuest@s a hacer lo justamente necesario para que se convierta en realidad. Ejemplos: si quiero paz y tranquilidad, creo la paz y la tranquilidad; si deseo no ver basura, no tiro basura; si deseo que mis hij@s saquen mejores notas en la escuela, me aseguro de ser parte activa de su educación; si deseo que mi espos@ me trate mejor, trato mejor a su espos@; si deseo cambiar las cosas a mi alrededor comienzo el cambio conmigo mism@.

Imaginémonos el 2008 como un año de transformaciones, personales, comunitarias y nacionales. El cambio comienza con nosotr@s mism@s. Cambiemos nosotr@s, cambiemos el mundo.


No hay comentarios: