lunes, 27 de septiembre de 2010

Llamado a la Paz

El martes pasado, 21 de septiembre, se celebró el día Internacional de la Paz. En ese día comienzan las sesiones generales de la Organización de las Naciones Unidas, por lo que sirve de recordatorio de que su propósito central es crear y preservar la paz. Tal como lo dijera Buda, “la simple palabra que trae paz vale más que mil palabras huecas.”

Aunque es una celebración nacional y mundial en Las Terrenas no hubo celebración alguna y en el pais hubo apenas algunos pequeños eventos. La paz no parece ser tema central a nuestra cultura ni a nuestra siquis. En la Biblioteca Anacaona, operada por la Fundación Mahatma Gandhi, constantemente fomentamos el valor de la paz y de la no violencia entre nuestros usuarios, quienes son personas entre 4 y 70 años. Cada día nos visitan unas 50 personas y cada día hablamos del respeto a sí mismo, del respeto a los demás y del respeto a la biblioteca. Tratamos de resolver conflictos (que siempre ocurren) sin violencia y tratamos de modelar el diálogo pro-activo y respetuoso. A veces tenemos éxitos y a veces no. Nuestra experiencia en los últimos 5 años me han convencido de que para construir una sociedad justa y equitativa es indispensable que todos aprendamos a vivir en una cultura de paz y la cultura de paz no se compra en el colmado, hay que aprenderla. Por eso es que para crear una cultura de paz es indispensable una educación transformadora.

Estoy convencido de que la mayor violencia que l@s dominican@s empleamos en contra de nosotr@s mism@s es a través del pésimo sistema educativo que tenemos. Es un sistema educativo que condena a los educandos a la pobreza y a la mediocridad, fomentando la formación de valores cuestionables y de actitudes autodestructivas. Hay maestr@s y director@s que son héroes y heroínas, hay padres y madres de claras convicciones que apoyan la misión educativa de las escuelas, sean privadas o públicas, pero en su mayor parte tenemos un sistema educativo malamente financiado, pobremente equipado y uno de los más deficientes en toda latinoamérica.

En el pais dos tercios de los niños no participan de la educación inicial (menores de 5 años), 1 de cada 10 no participa de la educación básica (5-13 años) y el 50% de los adolescentes no participa de la educación media (14-18 años). Si se añaden los altos niveles de deserción a todos los niveles entonces los indices son aún más pobres (SEE, Indicadores Educatos del Año Lectivo 2006-2007). De acuerdo a estadísticas de la UNESCO (Situación Educativa de América Latina y el Caribe, 2007), el pais tiene una de las peores tasas de acceso a la educación entre 30 países de latinoamérica, la cuarta peor tasa de matriculación a nivel secundario, una de las más bajas tasas de permanencia en la educación inicial y la peor tasa de conclusión de secundaria entre todos esos países (1 de 4 alumnos se gradúa). Es una lástima y una desgracia mayúscula en un pais tan rico como el nuestro y en donde se han tomado tantos cientos de miles de millones de pesos prestados en el exterior, que tengamos el sistema educativo que tenemos.

Educar y, sobretodo, educar para la paz, es una responsabilidad de cada familia y de cada centro escolar. Debe ser parte de toda estrategia municipal y provincial y ahora que se habla de relanzar la Comisión de Desarrollo Provincial preocupémonos de la manera en que se enfatice la educación y el desarrollo humano, porque es una provincia tan bendecida recientemente con obras de infraestructuras pero que continua con índices abismales de desarrollo humano (pobreza, educación, salud, mortandad, empleos).

La clave de la paz está precisamente en
el desarrollo humano, en la dignidad
ofrecida en bandeja de plata a todo ser humano
a través de servicios básicos adecuados,
pertinentes y eficientes.


Un municipio, una provincia, un pais que no pone el desarrollo humano en la parte central del ejercicio del poder y del gobierno es una entidad predispueta a condenarnos a la violencia del ser humano contra el ser humano. No hay paz sin educación, no hay dignidad sin educación.

Somos apenas 20,000 personas. El futuro de Las Terrenas depende de obtener los niveles educativos más altos posibles, tanto en la educación inicial, como en la básica, en la media, en la técnico-profesional, en cultura general, en idiomas y en el respeto a la diversidad y la multiculturalidad. Ojalá que el año que viene podamos celebrar un Día Internacional de la Paz, habiendo dados firmes y certeros hacia una nueva visión y ejecución educativa en nuestro municipio.

República Dominicana ocupó el último lugar (380 puntos promedio) entre 38 países evaluados en educación cívica y ciudadana, según un estudio mundial elaborado por la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA), un consorcio independiente con sede en Ámsterdam.

El Estudio Internacional Educación Cívica y Ciudadana 2009, denominado ICCS, encontró que los jóvenes estudiantes dominicanos son los peores preparados entre los países investigados.
El Estudio Internacional sobre Educación Cívica y Ciudadana investigó en qué medida los jóvenes de 2º curso de educación media están preparados para comprender y asumir los derechos, las libertades y las responsabilidades que corresponden a los ciudadanos.

No dejes de ver el video en http://ceritoycruz.org sobre educación en R.D.

No hay comentarios: