martes, 23 de noviembre de 2010

Las Mujeres Son La Paz


Si queremos paz y progreso en Las Terrenas debemos empezar cambiando las condiciones de nuestras niñas.  Para saber por qué necesitamos el contexto global y el nacional.

Alrededor del mundo, las mujeres representan más del 50% de la población pero apenas un 15% de los oficiales electos.  La falta de representación adecuada se revela en el organismo mundial por excelencia, las Naciones Unidas, donde el organismo promotor de la mujer, UNIFEM, recibe apenas 40-50 millones de dólares al año, mientras que el organismo de protección infantil, UNICEF, recibe dos mil millones de dólares, y el programa de desarrollo, el PNUD, recibe cuatro mil millones de dólares.  Tanto los Objetivos del Milenio y la Declaración de Beijing aportaron importantes metas para la igualdad y el desarrollo de la mujer, pero las metas están lejos de ser realizadas dentro del marco de tiempo establecido.  Aunque las mujeres tienen el rol más importante del mundo, dar la vida y preservarla en el seno familiar, son las que sufren las mayores violencias físicas y sexuales en guerras y conflictos, son las que sufren las mayores privaciones económicas y son las que menos acceso tienen a su propia representación y al poder económico y politico. 

A nivel nacional, la tasa de desempleo femenino es el doble de la de los hombres, 43% de las mujeres ganan menos de 4 mil pesos al mes y apenas un 17% de las posiciones parlamentarias la ocupan mujeres (aunque la ley especifica un 30%). Un buen ejemplo local es el hecho que en un pueblo de 25,000 habitantes donde el 52% de la población es mujer, no existe un regidor del sexo femenino por causa de una fullería política.  Otras condiciones:

-867 feminicidios cometidos entre enero de 2005 y agosto de 2009 (SEM y PGR)
-29.8% de las mujeres entre 15 y 49 años experimentaron violencia física (ENDESA 2007)
-10.1% de las mujeres entre 15 y 49 años ha experimentado violencia sexual (ENDESA 2007)
-6.6% de las mujeres entre 15 y 49 años experimentaron violencia durante el embarazo. (ENDESA, 2007)
-14% de las mujeres ha sido violada entre los 10 y los 14 años. (ENDESA 2007)
-66% de las mujeres agredidas, no denuncia el maltrato. (FDN)
-88.6% de los agresores son esposos/compañeros o ex compañeros (ENDESA, 2007)
-1 de cada 3 mujeres entre 15 y 49 años ha experimentado alguna forma de violencia emocional, física o sexual. (ENDESA 2007)
-La tasa de mortalidad materna es de 159/100,000. (ENDESA, 2007)
-El embarazo en adolescentes es aún de 20.6 % de manera general, llegando hasta un 35% en algunas provincias del Sur, como es el caso de Azua.
-19% de las muertes maternas en el país ocurren por complicaciones relacionadas con el aborto. (ENDESA 2002 y 2007)
-El informe de Tolerancia Cero de la Secretaría de Estado de Salud Pública y Asistencia Social indicó que en 2008, el 9% de las muertes maternas se debió a embarazos que terminaron en aborto.

Para cambiar las condiciones aquí y en cualquier parte del mundo hay que reducir o eliminar la pobreza.  Las causas de la pobreza entre las mujeres están íntimamente ligadas a su condición de mujer, física, sexual y culturalmente: analfabetismo, embarazos y falta de preparación para el desarrollo económico.  El salto fuera de la pobreza comienza dando nuevas y mejores oportunidades a las niñas.  Los estudios indican que niñas que han ido a la escuela por lo menos por 7 años retrasan el matrimonio por 4 años y tienen 2 hijos menos.  

La mejor manera de condenar a nuestras mujeres a la pobreza es que abandonen la escuela y se embaracen temprano.  Por otro lado, la cantidad de adolescentes entre 12 y 14 años embarazadas es escandaloso, 1 de cada 5.  Vale resaltar que los estudios revelan que el 90% de lo que las mujeres ganan lo reinvierten en su familia, así que si queremos mejorar el hogar y en la comunidad es mejor a través de las mujeres.

No hay una varita mágica, pero sin duda alguna un municipio con conciencia de desarrollo y con un deseo de cambiar las condiciones sociales, económicas y educativas de toda la población debería tener una estrategia para promover el desarrollo integral de nuestras niñas y adolescentes y para evitar que caigan en el círculo vicioso de la pobreza y de la explotación socio-cultural y sexual, con sus causas y sus consecuencias.

No hay comentarios: