sábado, 28 de junio de 2014

Práctica Progresista




En la práctica tradicional de la política el poder se concentra en la persona en el tope.  En el caso de la política municipal ese tope lo representa la persona elegida por la mayoría como alcalde o alcaldesa y en un país como el nuestro, presidencialista, centralizado y con alardes dictatoriales, ese tope lo controla prácticamente todo, convirtiéndose en una autocracia autoritaria.  Las Terrenas no es diferente.  Una escueta revisión histórica demostraría que Las Terrenas carece de una práctica política que no haya sido autocrática y autoritaria, sobre todo en los últimos ocho años, con sus desastrosas consecuencias sociales e institucionales.


Eso tiene que cambiar.  Si queremos algo mejor no podemos seguir haciendo lo mismo.  Lo deseable sería una práctica política progresista, como se lo merece y espera Las Terrenas, que busque otorgar al Concejo Municipal un rol más preponderante, según lo detalla la Ley de Municipios.  Amparados por la Constitución y de acuerdo a la Ley de Municipios l@s regidor@s conformados en Concejo Municipal son los que toman las decisiones a favor del municipio, mientras que el/la alcalde ejecuta las mismas.  Claro está, hay aspectos administrativos propios del gobierno municipal que son funciones exclusivas  del gerente municipal (aldalde/sa), pero ninguna está exenta ni de la supervisión ni de la evaluación del grupo de regidor@s.  Hasta el momento, la autocracia autoritaria ha tendido a controlar el gobierno local, con regidor@s aliad@s al que está en el tope, generalmente los de su mismo partido. 

Si tenemos suerte y la persona electa como alcalde/sa es un/a buen/a gerente entonces la parte ejecutiva del gobierno municipal funcionará bien, de lo contrario ya sabemos lo que puede pasar a juzgar por nuestra historia en los últimos ocho años.  Pero si l@s regidor@s no están a la altura de sus responsabilidades entonces tampoco tendremos un gobierno municipal efectivo.  Regidor@s ineficaces potencian al gerente municipal autocrátic@ y autoritari@.


Creo que para las elecciones del 2016 debemos poner mayor atención a la selección de l@s candidat@s a regidores de todos los partidos porque es posible que en las elecciones del 2016 se determinará el futuro de Las Terrenas para sus próximos veinte años y ese futuro va a depender de las capacidades intrínsecas y adquiridas por parte de l@s regidor@s.  Entre las capacidades intrínsecas importantes están (en orden de importancia) una vocación ejemplar hacia el servicio comunitario, una honestidad incuestionable, leer y escribir bien y asiduamente, manejo adecuado de los medios incluyendo las redes sociales, franca disposición hacia la transparencia financiera, lealtad a la Constitución y a las leyes POR ENCIMA de su lealtad partidaria y, de manera indiscutible, un uso fiel de su tiempo, talentos y recursos a favor del bien común.  Entre las capacidades adquiridas están un conocimiento fundamental y destrezas básicas en la Ley de Municipios, en las leyes parlamentarias, en las finanzas y gerencia municipal, en la equidad social, en la gestión medioambiental, en desarrollo sostenible, en gestión turística y, cuesta decirlo, en los principios básicos de cortesía y de servicio al cliente. 


Es posible que el futuro más promisorio para Las Terrenas radique en elegir no solamente a un/a alcalde/sa bien calificad@, sino en también elegir a l@s regidor@s más capacitados.  Si no hemos llegado donde deberíamos estar es porque han habido amplias y profundas debilidades en ambos lugares.  Un/a buen/a alcalde/sa sin buen@s regidor@s sería tan engorroso como tener buen@s regidor@s sin un/a gerente competente.  Entonces, elegir un liderazgo balanceado compuesto por una buena gerencia y por un buen Concejo es la mejor garantía de eliminar al autocratismo autoritario imperante.  Es ese liderazgo elegantemente balanceado lo que constituye la mejor garantía de un municipio económicamente sostenible, más equitativo, más transparente, más eficiente, protector de los recursos naturales, mejor organizado y dispuesto a ofrecer los mejores bienes y servicios a toda la comunidad. 


Todos soñamos con un gobierno municipal modélico y paradigmático, lo opuesto a un gobierno corruptor y pervertidor.  Si imaginamos lo mejor lo podremos hacer realidad porque los cambios mejores empiezan todos en la imaginación.

No hay comentarios: